Loading

Disfruta Salma comida mexicana

salma

Manuel Tejeda y Arturo Perea
Agencia Reforma

Tras participar el jueves en las actividades oficiales de la comunidad francesa que visita el DF, Salma Hayek paseó este viernes, como si fuera turista, en la ciudad.
A las 13:25 horas, la actriz salió del hotel donde se hospeda, a bordo de una camioneta blanca, resguardada por tres vehículos, rumbo al restaurante Quintonil, ubicado en Polanco, el cual se especializa en comida mexicana contemporánea.
Los autos se estacionaron en la calle, por lo que Hayek tuvo que caminar hasta la entrada, a pesar de que en el tobillo izquierdo trae una férula.
De acuerdo con un comensal del lugar, la estrella disfrutó el menú de degustación del restaurante.
Según el sitio web del local, éste está formado por ensalada de hojas frescas y tostadas de quelites con emulsión de sus propios tallos, jitomates al comal y queso cotija, tamal de acelga, puré de uva pasa y crema de rancho, y chilacayotes en mole de la casa, entre otros platillos.
A las 17:45 horas, Salma salió del restaurante, con caminar lento y lentes oscuros, despertando la curiosidad de la gente que notó su presencia.
Luego, se trasladó hacia su siguiente destino: el Museo Jumex, ubicado a un costado de Plaza Carso.
Estuvo acompañada por seis personas, entre ellas el director Felipe Fernández del Paso, y dos miembros de seguridad, además de un guía, que le explicó las piezas que se exhiben.
La actriz recorrió dos salas del recinto, en las que apreció pinturas y esculturas de Carlos Amorales, Jean-Michel Basquiat, Louise Bourgeois, Gordon Matta-Clark y James Lee Byars, entre otros artistas.
Y aunque le recomendaron utilizar el elevador para pasar de un piso a otro, prefirió usar las escaleras.
Ante las obras que llamaron su atención, Salma pidió que le tomaron fotografías posando junto a ellas, con su celular.
Varios visitantes la reconocieron, pero sólo un señor y su hijo le pidieron tomarse una foto con ella, a lo que accedió.
Finalizó el recorrido en la librería, de donde se llevó el catálogo de la inauguración del museo y un compendio de Lee Byars.
Además, solicitó un libro de artistas mexicanos y escogió tomos infantiles de Picasso, Salvador Dalí y Leonardo da Vinci para su hija Valentina.
Hacia las 20:40 horas, salió del museo y se trasladó con sus acompañantes a un edificio de departamentos, ubicado en Rubén Darío.

Comenta con Facebook