Loading

EL RESPLANDOR

Por Marco Antonio Olaguez Bayona

Se dice que un director es tan bueno como lo sea su capacidad de dirigir diferentes géneros y el señor Stanley Kubrick cumple con maestría esta premisa. El británico nos había entregado obras magistrales a nivel comedia, ciencia ficción, péplum y dramas de gran manufactura, jamás se había adentrado en el terror, y ciertamente en el proceso, fue capaz de dirigir una de las películas más terroríficas a nivel psicológico que se recuerden.

El guión está basado en la novela homónima de otro maestro, Stephen King, y es preciso hacer la aclaración que Kubrick hizo una libre adaptación de la novela, por lo cual si has leído la novela pero no has visto la película te comento que varían en algunos aspectos. La historia nos muestra a Jack Torrance, un escritor ex alcohólico que decide aceptar un empleo como vigilante invernal en un solitario hotel montañés llamado The Overlook Hotel, con el fin de poder terminar una novela de su autoría, lo que implica que su familia le acompañe. Si, sé que hasta este punto el argumento no suena tan aterrador, sin embargo, una vez ahí, nuestro protagonista empieza a sufrir inquietantes trastornos de personalidad, despertando en él un insaciable instinto asesino. He visto la película varias veces, he leído la novela y el concebir el temor a ser asesinado por alguien que debería protegerte y en quién confías, en este caso un miembro de tu familia, a mí me resulta espeluznante.

Kubrick muestra como el aislamiento, la incomunicación, el insomnio, la rutina, las frustraciones de una vida mediocre, la intrascendencia, el poco amor propio, y el temor a enfrentar a demonios internos, orillaron a nuestro protagonista a desatar un coctel de locura y violencia contra su propia familia, aderezado tal vez por la influencia maléfica de este lugar ¿Les mencioné que el hotel estaba construido sobre un cementerio abandonado? Lo cierto es que, ‘El Resplandor’ es un recordatorio de que en nuestra vida siempre habrá personas que resplandezcan con luz propia, otras tan sombrías que buscarán apagar la luz en nosotros, y otras que a pesar de tener poco tiempo en nuestras vidas son capaces de iluminarnos. Créanme, vale la pena. Que disfruten la película.

Comenta con Facebook