Loading

Hay que leer… ¿Qué?

4

Juan Carlos Sagredo
Agencia Reforma

Hay que leer… lo que sea? ¿Debe prescindirse de autores como Aristóteles, Shakespeare, Diógenes o Cervantes? ¿La lectura de sagas y best sellers conduce a los noveles lectores hacia los imprescindibles de la literatura universal? Revisar las listas de los libros más vendidos durante diciembre de 2014 puede resultar revelador sobre el papel preponderante que juegan los jóvenes en el consumo literario nacional y sobre el tipo de lecturas que tienen en mente.
La trilogía The Maze Runner de James Dashner, El Hobbit de J.R.R. Tolkien o Cincuenta sombras de Grey de la autoría de E.L. James se colocaron entre las preferencias de los lectores mexicanos.
“Puede que esa conexión casi automática que existía entre determinados textos y las generaciones jóvenes de lectores ya no se produzca, que los referentes literarios actualmente estén mucho más diluidos”, explica Valeria Ciompi, directora del sello Alianza Editorial.
Para que las nuevas generaciones de lectores encuentren interés en los clásicos, Ciompi considera necesario que los jóvenes se sientan interpelados por estos autores y dejen de considerar sus obras como parte de una tradición caduca.
“No necesariamente los lectores migran hacia otro tipo de lecturas. yo no creo que un lector pase automáticamente de una saga… a la obra de Dostoievsky”, comparte.
La respuesta, considera Ciompi, está en la enseñanza que ofrecen las instituciones educativas, la labor que realizan los padres con respecto a la educación formal de sus hijos y la capacidad de las editoriales para actualizar y acercar a los nuevos lectores a los clásicos de todos los tiempos.
“Creo que la labor del editor es seguir cuidando de aquello que algunas generaciones leyeron y hacerlo atractivo para las nuevas generaciones”, señala.
Según la Encuesta Nacional de Lectura 2012, aproximadamente el 70 por ciento de las personas jóvenes de entre 12 a 17 años tiene el hábito de la lectura.
Entre los libros preferidos por los mexicanos se encuentran la Biblia, Harry Potter y el Señor de los Anillos.

Comenta con Facebook