Loading

Impulsan fundación de Poniatowska

1

Jorge Ricardo
Agencia Reforma

Fue su hijo Felipe Haro quien animó a Elena Poniatowska dejar su biblioteca y su archivo en México.
Stanford y Princeton, dos universidades estadounidenses, le habían hecho una oferta de compra.
“Pero entonces -recuerda Poniatowska-, a Felipe le salió lo Guillermo Haro (su padre), lo nacionalista y dijo ‘¡Cómo se va a ir de México, sería una traición a México’, así que le dije: ‘Bueno, Felipe ocúpate de ella’ y él creó la Fundación”.
Eso fue antes de 2008. Desde entonces Felipe Haro, con su propio trabajo, con ayuda de estudiantes de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, han catalogado más de 20 mil libros, 7 mil autografiados; mil 500 horas de audio de sus entrevistas a Borges, Octavio Paz, Juan Gabriel o Julio Cortázar, y medio millón de hojas, borradores y cartas de Paz, Juan Rulfo, Alejo Carpentier, Carlos Monsiváis, José Revueltas…
No ha sido poco lo que ha hecho hasta ahora. Registraron la Fundación Elena Poniatowska para resguarda la biblioteca, abrieron su página web, llevaron ayuda a los damnificados en Guerrero, y ahora Felipe Haro hace el anuncio: Juan Ramón de la Fuente, el ex rector de la UNAM, ha aceptado ser el presidente.
“Es una figura pública que le da a la Fundación una vitalidad nueva por todos los contactos que tiene”, dice el cineasta, uno de los tres hijos de Poniatowska, “y le da también un carácter de transparencia, es decir que es un aval de la fundación porque es un hombre honesto, íntegro e inteligente”,
No niega Felipe Haro que el nombramiento tiene también la intención de conseguir más apoyo para que por fin, después de cinco años de haber sido creada, la Fundación cuente con una sede.
“Ahora nuestro gran problema es la falta de sede y de capital para echarla a andar”, dice Felipe Haro, vía telefónica.
“Se necesita un local -añade Poniatowska, en la sala de su casa- donde colocar las cosas, todos estos libros y todos los papeles y todo el archivo”.
La Fundación ha quedado integrada por Poniatowska como presidenta vitalicia; De la Fuente, como presidente, y Felipe Haro como su director. Todos con cargos honoríficos.
Junto con la biblioteca de la escritora está la de su marido, el astrónomo Guillermo Haro, fallecido en 1988. Felipe Haro dice que se han reunido con el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y con el Gobierno del Distrito Federal para tratar de conseguir un local. “Necesitamos tenerlo y conseguir el apoyo también para dar talleres de fotografía, de periodismo, de todas las actividades donde mi madre ha incursionado”.

Comenta con Facebook