Loading

Inaugura su 20° Ciclo

thumbnail_teatro-escolar-23
Por Erik Martínez

El vigésimo Ciclo de Teatro Escolar vio su inauguración en el Teatro Durango, perteneciente al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el cual recibió a diversos alumnos de educación básica para presenciar la primera función de la obra “Mamá Corazón de Acero”.

La puesta en escena es decantada del texto del dramaturgo Antonio Zúñiga y llevada a las tablas por el Colectivo Cuerda Floja con dirección de José Ángel Soto Favela. En la primera cara del evento, destacó la presencia de Socorro Soto Alanís, directora del Instituto de Cultura del Estado de Durango (ICED), Maricarmen Montesinos en representación de la primera dama del Estado Elvira Barrantes.

De la misma manera acudieron personalidades de la Secretaría de Educación del Estado, administrativos y operativos del ICED y del IMSS. “Recitamos en Durango niños inteligentes, cultos, activos, críticos, para que construyan el Durango de sus sueños”, mencionó Socorro Soto a los infantes asistentes a la obra de teatro.

La obra teatral inicia con la presencia de un escritor en el escenario, el cual narra su propia obra, describe someramente su personaje principal. En el transcurso de la historia este, repite sus apariciones con la aclaración de actos o la dadiva de nueva información.

“Mamá corazón de acero” muestra la vida de una familia que vive en la pobreza en medio de la guerra. Su casa, un móvil que lleno de “cachivaches” los cuales son vendidos en su paso. La familia está integrada por Madre Coraje y sus tres hijos; Eilif, el mayor y sus hermanos Fajos y Kattrin, esta última muda.

Al acercarse los militares a la casa convencen a los varones de que se integraran al ejército y sirvieran al país en las filas de los “Cabezas picudas”. Poco a poca la familia se ve desintegrada por la milicia más el destino vuelve a cruzar los caminos.

La música creada en vivo, los títeres y la actuación, situó la historia en los márgenes de la guerra, donde la tortura, el miedo y la necesidad intervienen en la “conversión” de los pobladores en militares.

Al final de la obra, el escrito revela el destino de uno de los personajes “Esto es una metáfora, un recurso literario, pero la verdad es que él se convirtió en esto, en aserrín”. Cometas, sueños y muerte son parte de esta puesta en escena que vio su primera función.

Comenta con Facebook