Loading

Las atribuciones y compromisos del gestor cultural

El Artículo 5º Constitucional nos dice que “A ninguna persona podrá  impedirse que se dedique a la profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode, siendo lícitos. El ejercicio de esta libertad solo podrá vedarse por determinación judicial, cuando se ataquen los derechos de tercero, o por resolución gubernativa, dictada en los términos que marque la ley, cuando se ofendan los derechos de la sociedad. Nadie puede ser privado del producto de su trabajo, sino por resolución judicial”.  (Reformado mediante decreto publicado en el diario oficial de la federación el 31 de diciembre de 1974). Por lo tanto, la profesión de gestor cultural, como las demás que existen y son reconocidas de manera legal, se pueden practicar libremente en nuestro país.

 

El papel del gestor cultural en los últimos años ha cobrado importancia, ya que es intermediario entre la sociedad y las instancias de cultura gubernamentales; o bien, entre los creadores o artistas y el público.  Se le puede ubicar en diferentes espacios: museos, casas de cultura, bibliotecas, instituciones de cultura, galerías, etc. Asimismo, puede trabajar de manera independiente realizando diferentes proyectos en los que la comunidad pueda participar de alguna forma, o bien, que se pueda sentir identificada o entusiasmada con la propuesta cultural que realiza a través de las diferentes convocatorias.

 

Me pareció muy acertada la visión dividida en tres partes, sobre la visión del gestor cultural, según su formación profesional:

  • Son los que participan en una serie de actividades encaminadas a desatar y acompañar procesos de desarrollo no solo de ofertas culturales, sino de un desarrollo social integral. Realizan proyectos de rescate de costumbres y tradiciones, así como proyectos de desarrollo comunitario, etc. Aquí enmarcamos las carreras de antropólogos, historiadores, comunicólogos, abogados, psicólogos, filósofos, pedagogos, etc.

 

  • Formación económica administrativa. Es en el que se distinguen por realizar eventos artísticos, desarrollo de infraestructura, turismo cultural, campañas de gestión de recursos etc. Sus licenciaturas son por lo general en el área económico-administrativa, contadores, economistas, personas que laboran en el área de Recursos Humanos, turismo y comercio.

 

 

  • Formación artística. Son los que tienen una formación en alguna disciplina artística, ya sea música, pintura, literatura, escultura, arquitectura, etc. este tipo de gestores juega un papel de mediador entre el arte y la sociedad y trabajan para que la sociedad tenga acceso a la cultura y llevar las artes a los pueblos.

 

Aunque a mi parecer, mucha de la gente que tiene formación económica administrativa, ya sea contadores, administradores o gente de Recursos Humanos, carecen de esa sensibilidad que se necesita en el ámbito cultural, pues consideran que el dinero que se le invierte a este rubro en programas culturales, debería ser recuperable, cuando esto es imposible y más cuando se labora en una instancia cultural que no tiene fin lucrativo.

 

Asimismo, en esta profesión no se puede trabajar en base a ocurrencias, pues éstas, si bien, son muy respetables, tienen qué ir avaladas de un proyecto y teniendo como respaldo el conocimiento del marco jurídico y los reglamentos en materia cultural: Legislación cultural, patrimonio, leyes de protección patrimonial, artes escénicas, derechos de autor, reglamentos en materia de cultura, Plan de Desarrollo en materia de cultura, etc.

 

Asimismo, quien se precie de ser un gestor cultural tiene el deber de estar informado a conocer los personajes clave den su profesión: diputado de su distrito, regidor de la Comisión de Cultura Municipal, presidente de la Comisión de Cultura del Congreso del Estado; directores de los institutos o secretarías de cultura de su Estado y municipio.

 

Un gestor cultural es sobre todo una persona sensible a los diferentes tipos de manifestaciones artísticas y culturales porque constantemente tiene que estar realizando proyectos con una metodología científica, que vayan encaminados a cubrir alguna necesidad en la comunidad y hacerla partícipe de éste, así como gestionar y administrar los recursos económicos de dichos proyectos.

 

En fin, considero que la labor del gestor cultural hoy en día ha cobrado mucha importancia, pero de nosotros depende que se le dé la seriedad adecuada.  La capacitación debe ser constante y también el intercambio de experiencias es pieza fundamental para retroalimentarnos. El principal compromiso del gestor, considero, se debe con él mismo, con su ética profesional y su credibilidad, así como con la comunidad a la que sirve. Y qué mejor que el gestor cultural sea de profesión, es decir, que haya estudiado la licenciatura o la maestría. Este hecho le da aún más seriedad a su trabajo.

 

A propósito:

En el pasado Segundo Encuentro Nacional de Museos, como en el anterior, hubo una importante participación de gente que labora en estos espacios, como la Casa de Cultura Citibanamex, el Museo Regional, el Museo de la  Ciudad, la Galería Francisco Montoya de la Cruz, la EPEA, varios museos comunitarios, una importante cantidad de guías de turistas y gente interesada en el tema, sin embargo, al igual que el año anterior, la gran mayoría de los directores de los museos de la ciudad, brillaron por su ausencia, a pesar de que se les hizo la invitación. Esta clase de foros, en los que vienen personas con amplia experiencia en el tema, deberían ser aprovechados porque son promovidos por una A.C., como lo es la Red Estatal de Museos de Durango, con apoyo de otras instancias tanto públicas como privadas encabezadas por la Secretaría de Turismo del Estado de Durango. Queremos que Durango sea una ciudad que atraiga turismo cultural, pero no movemos un dedo para que esto suceda. La apatía nos vence. Para estar a la par de otros estados del país que tienen gente profesionalizada y museos dignos de ser visitados, nos hace falta mucho trabajo en equipo, empezando por la profesionalización y el compromiso hacia nuestros propios museos, basados no en ocurrencias o eventos al vapor, sino en proyectos sólidos; pues ellos, nuestros vecinos como Zacatecas y Coahuila, por mencionar los menos, nos rebasan con años luz de labor, cuando aquí, ni siquiera ha germinado la semilla.

 

Referencias:

 

Meza Madrigal, José de Jesús. Videoconferencia “Atribuciones legales del gestor y promotor cultural en México”. UDG Virtual, 2013.

http://info4.juridicas.unam.mx/ijure/fed/9/6.htm?s

Comenta con Facebook