“Llegué al cine por accidente”: Rafael Inclán

“Llegué al cine por accidente”: Rafael Inclán


PrincipalHacer teatro era su pasión, nunca pensó hacer cine pero cuando lo hizo, no le gustaba verse en la pantalla grande, fueron algunos de los testimonios del actor en la charla que ofreció en el Palacio de los Gurza

DURANGO, DGO.- nCon una sonrisa y la picardía que lo caracteriza, Rafael Inclán llenó de carcajadas el patio principal del Museo del Palacio de los Gurza de la ciudad. Con declaraciones como, “yo no quería hacer cine”, “no me gusta verme en la pantalla grande”, “ he sido muy afortunado en el amor”, fue como el público presente comenzó a preguntarle sus inquietudes y él con sus respuestas siempre logró sacar una carcajada y alguna que otra palabra altisonante de un reportero local.
Creo que no todos imaginarían que el actor que hiciera famoso las películas del cine de las ficheras en México, podría decir que no le gustaba el cine, pero Rafael Inclán dijo con honestidad que él no sabía hacer cine y mucho menos le gustaba verse en la pantalla grande.
“Llegué al cine por accidente, yo trabajaba en la obra de teatro Las golfas, con Arturo Cobos, a quien le propusieron hacer la película de la obra, por alguna rezón él no llegó a hacer el papel y me lo pidieron a mí… cuando me vi en la pantalla dije esto es un asco, me sumé a las risas del público y dije yo no sirvo para eso”.
Luego de su triste sentir por lo ocurrido, le volvió a hablar el mismo productor para hacer personajes chicos, hasta que productores como Guillermo Calderón y el Güero Castro, lo invitan a hacer cine, pero él ya no quería, hasta que fue convencido al saber los números de su pago.
“Era el autor de la ficheras, y la verdad yo decía una sola frase – Movidas tienen las nalgas-, Bellas de Noche, fue un trancaso”.
Nunca le dieron personajes grandes, poco a poco tuvo que irse ganando a los productores con su trabajo. Luego de tres años de éxito en teatro con “La pulquería”, Rafael ya quería hacer cine y llevar la obra a la pantalla grande pero entonces fue cuando le dijeron “tú no vendes”.
“Yo luché mucho por hacer la película, al final me dieron el papel a mí y fue un gran golpe”.
El éxito que tuvo un género de cine como las ficheras no se ha vuelto a ver, “yo no he sabido de que rompan vidrios por un cartel de cine como en aquel entonces”. Rafael comenzó a realizar cosas diferentes para probar su histrionismo, tanto fue así que en sus últimos años ha realizado obras de autores como Shakespeare y Moliere.
Algún día un director le dijo, “hay dos cosas en el arte, lo bien hecho y lo mal hecho”, y Rafael Inclán ha demostrado que sabe hacer bien las cosas y que la palabra retiro solo existe en su mente como un parque en Madrid.
“El actor debe tener humildad e intuición, no creer que todo lo sabe. Uno de mis anhelos es llegar a los 90 y seguir haciendo bien lo que hago”.
Luego sin más, uno de los reporteros locales no se midió en su expresión, al utilizar palabras antisonantes y querer defender su gusto por el género de cine de las ficheras, demostrándole su fanatismo y el cariño por su trabajo de aquellos años, a lo que el actor respondió sorprendido, “no te preocupes, en las películas actuales se siguen encuerando, solo cambiaron el contexto” (entre risas).
Considerado afortunado en el amor y en el trabajo que actualmente realiza al lado del reconocido actor mexicano Ignacio López Tarzo, Rafel Inclán finalmente dio un consejo a los jóvenes que inician en esta carrera.
“No es fácil, tienes que estar seguro de tener algo que aportar y una cultura general amplia, tienes que prepararte mucho, no como nosotros que aprendimos a golpes”.