MINUTO X MINUTO

Los hornos de Hitler



Basada en hechos reales, la autora hace un relato valiente y desgarrador acerca de su experiencia como sobreviviente del campo de concentración más famoso que se conoce, Auschwitz-Birkenau.
No hay palabras para referirse a tanto horror leído a lo largo de las páginas. La narración sin duda va creciendo en intensidad, sumergiendo al lector en un mundo, que aunque conocido históricamente, al ser contado por alguien que lo sufrió en carne propia, logra estremecer a cualquiera.
Olga Lengyel, comienza por narrar su vida antes de ser trasferida a un campo de concentración, contando cómo su cotidianidad se vio interrumpida por una serie de acontecimientos acompañados de historias a las que no les dio la importancia suficiente, ya que consideraba que eran exageradas, pensando que ningún ser humano sería capaz de llegar a tal extremo de odio y crueldad. Ni aún cuando un comandante alemán, quebrado por su conciencia, el alcohol y la sed de compañía, le habló en su propia casa en Cluj (actual Rumania) sobre la solución final que los nazis emplearían, dio crédito.
Casada con Miklos Lengyel, un eminente cirujano que era vigilado por haber hecho algunos comentarios inconvenientes, y a la postre delatado por sus más cercanos con el objetivo de arrebatarle lo logrado en años de trabajo; Olga Lengyel pronto se encontró dentro de un torbellino de situaciones que la llevaron a tomar como ella lo refiere, decisiones equivocadas, las cuales condenaron a su familia completa; a sus hijos, a sus padres. Permanecer unidos fue su razón, por lo que al final, todos fueron condenados a un mismo destino.
Cada capítulo nos relata la cantidad de maltratos, humillaciones, hambre, sed y miedo, al que fueron sometidos todos los que llegaban a este lugar de muerte; y en donde los judíos, morían casi de inmediato. Al llegar eran separados, hombres, mujeres, niños, ancianos, enfermos, sanos; todos con el mismo fin tarde o temprano.
Personajes como Josef Mengel e Irma Grese, son descritos en toda la extensión de su maldad; dando a conocer al lector que mucho de lo que pudiera haber oído o leído con anterioridad sobre ellos, parece poco en relación a la magnitud de todas las atrocidades que estos dos deplorables personajes de la historia llevaron a cabo.
Olga Lengyel sobrevivió a la muerte de su marido, sus hijos y sus padres. Trabajó como enfermera en el campo de concentración y fue colaboradora en el movimiento de rebelión que destruyó un horno crematorio; todo esto relatado en una obra de un valor literario excepcional e incalculable valor testimonial. Sin duda, una mujer que logró vencer la adversidad, no sin padecer y ser testigo de horrores incontables.
Al final de su narración, la autora reflexiona sobre los terribles momentos que vivió; aquellos que le dieron el valor necesario para sacar a la luz la verdad de lo padecido y pedir a la humanidad que estos actos terribles, nunca jamás volvieran a repetirse.