MINUTO X MINUTO

Los niños de Irena



A través de una narración sumamente conmovedora, conoceremos a una joven cuya valentía la llevó a realizar actos extraordinarios en favor de miles de niños judíos durante la ocupación nazi en Varsovia; sirviéndose de su trabajo, logró organizar a un grupo de personas cuyo objetivo consistía en evitar a toda costa que estos pequeños fueran conducidos a los campos de exterminio.
Irena Sendler fue una mujer polaca de gran coraje y determinación, cuyo motivo de vida fue el servir a los demás. Aún y cuando su infancia fue placentera en comparación a la de los niños que salvó, la formación recibida en casa por parte de su padre la llevó a buscar la manera de arrancar de una muerte segura a estos condenados que al parecer a nadie importaban; para ello contó con el apoyo de personas que al igual que ella, buscaron proteger a los condenados de un destino terrible, y aunque el precio por hacerlo sería poner en riesgo sus vidas, no desistieron en su labor.
En este libro se narran los terribles años de la ocupación alemana en Polonia, en donde los nazis decidieron encerrar a la comunidad judía en un área reservada para ellos denominada gueto, en el centro de la capital, Varsovia. Aún y cuando Irena no era judía, pronto se vio llamada a ayudar a quienes lo habían perdido todo y cuyo único destino era la muerte. Fue así como de manera valiente, dedicó su vida a sacar del gueto a niños judíos y ponerlos en manos de familias arias que cuidarían de ellos del otro lado de los muros, utilizando para ello métodos temerarios sumamente riesgosos no sólo para ella, sino para quienes la ayudaban en esta peligrosa misión.
Como una forma de garantizar que los niños rescatados algún día pudieran reunirse con su familia, guardó en frascos los nombres y apellidos de cada uno de ellos y el destino o institución donde fue escondido. Todo ello con el fin de que, una vez acabada la guerra, poder conectarlos de nuevo con sus familias de origen.
Irena nunca se consideró una heroína, siempre argumentó que sólo cumplió con su deber. Es por ello que la autora nos habla de esta mujer que aunque físicamente era pequeña, su grandeza radicó en todas sus acciones. A través de las páginas de este libro, viviremos la angustia de los escapes y conoceremos los dramáticos momentos que tuvo que enfrentar al ser descubierta.
Este libro constituye un homenaje a todos aquellos hombres y mujeres que dejaron de lado su vida para servir a otros en momentos terribles de la historia, dándonos a conocer hechos muy crueles que por ningún motivo deberían volverse a repetir en ningún lugar y contra ninguna persona.
Una lectura emotiva, pero sobre todo reconfortante al saber que hubo quienes se atrevieron a no permanecer indiferentes, y cuyas acciones serán recordadas por siempre; Irena supo responder con compasión y entrega ante actos totalmente inhumanos, siendo una mujer cuyo amor por la humanidad fue inmensurable y cuya vida, dignifica y honra a la raza humana.