MINUTO X MINUTO

¿Mediadores o custodios guías?



Los custodios guías de un museo, son las personas que explican la historia, cultura y tradiciones presentadas en exposiciones, además de custodiar los objetos, documentos y piezas. Algunos de sus atributos deben ser: amables, respetuosos, seguros de sí mismos, deben contar con una cultura general, y deben conocer de manera integral el lugar donde laboran. Aparte de lo anterior, siempre deben tener la disponibilidad de trabajar en equipo.

Dentro de las áreas educativas de los museos se forman los mediadores, interlocutores cuyo propósito es dar sentido a los contenidos expositivos, en recorridos guiados y conversaciones, para permitir mayor participación de los visitantes. En resumen, la labor didáctica del mediador consiste en abrir paso a posibles conexiones y significados –desde la indagación, la reflexión, el descubrimiento personal y social– y, consecuentemente, modificar pensamientos, actitudes y experiencias.

Uno de los principales objetivos de los museos, como ya lo había mencionado en entregas anteriores, es la educación, de ahí que adquieran un rol social importantísimo como dispositivos pedagógicos en colaboración –al mismo tiempo que independientes– con la escuela, la casa y la calle. El trabajo de las áreas educativas debe desarrollarse a través de metodologías cuidadosamente seguidas, aplicadas y monitoreadas.

Un mediador pues, sería una persona que ha de ayudar a los diferentes sectores de la comunidad educativa a lograr un mayor conocimiento mutuo que facilite su participación para el logro de unos resultados educativos óptimos. La mediación cultural contribuye a potenciar los recursos, personales y sociales, de que dispone la comunidad educativa, para atender aquellas necesidades que puedan generar conflicto o malestar entre sus miembros, por causa de las diferencias culturales.

La mediación en el museo se realiza por diferentes actores y herramientas, desde los mediadores (educadores del museo, maestros, voluntarios, etc.) hasta recursos didácticos como guías escritas, textos en muro u otro tipo de elementos que motivan a la interpretación, el diálogo y la reflexión.

A pesar de no ser del todo reconocida, la figura del mediador es de gran importancia, dado que es la persona responsable de interactuar de manera directa con los visitantes en su experiencia de visita al museo. En la mayoría de los museos en México, los mediadores son voluntarios o jóvenes que realizan servicio social, dirigidos por los educadores de los museos; en otros casos, los mediadores son personas contratadas para realizar esta labor educativa. Pero, independiente a estas características administrativas, la capacitación de este interlocutor debe promover un conjunto de actitudes y valores.

En resumen, un custodio guía tiene como propósito principal ofrecer una visita guiada de una manera profesional; en cambio, un mediador sería la persona responsable de hacer que el visitante, aparte de llevarse el conocimiento de haber conocido el recinto cultural, se lleve la experiencia educativa. En Durango, desafortunadamente, los museos, a excepción del Museo Interactivo Bebeleche y de la Casa de Cultura Citybanamex, están en ese proceso, como muchos museos en el país, de ofrecer una guía profesionalizada y una experiencia educativa de buen nivel. Precisamente el hecho de que los museos no abran los lunes, son para darle mantenimiento al espacio, pero también para que los custodios y mediadores aprendan más y ofrezcan un mejor servicio al visitante.

Fuente:

La mediación cultural en el ámbito educativo