Loading

Nuevo Ideal, un municipio con riqueza cultural

Como cada año,  el 1º de enero,  el municipio más joven de Durango, Nuevo Ideal, festejó su aniversario, en esta ocasión, el número 29; y este mes de agosto llevó a cabo, una edición más de su tradicional Feria del Queso y la Manzana. Como su nombre lo dice, este lugar es derivado de los ideales de los líderes de antaño. Es a don Atilano López a quien se asegura, debe su autoría, ya que era un hombre con espíritu de progreso y superación. En sus inicios -y mucho tiempo después- Nuevo Ideal fue conocido como “Patos”, por la abundancia de esta ave migratoria, y mucha gente aún le sigue llamando así.

Los primeros pobladores de la localidad fueron los indios tepehuanos, que fueron conquistados por los españoles en 1561, al mando de Don Francisco de Ibarra. El territorio en el que se encuentra asentado, perteneció al Conde de Súchil, el mismo que tiempo después pasó a ser propiedad de la familia Torres Sánchez, quienes edificaron la Hacienda de La Magdalena. Su minería atrajo una gran cantidad de emigrantes.

Hechos históricos

El 8 de agosto de 1926, Nuevo Ideal fue fundado como núcleo poblacional; el 1º de enero de 1989 inició su vida como municipio, ya que hasta antes de esta fecha perteneció a Canatlán. En este mismo año se integró un Concejo Municipal, presidido por José Alejo Quezada, el cual fue el encargado de organizar las primeras elecciones. Posteriormente, el 30 de septiembre de 1989, Víctor Nevárez Robles se convirtió en el primer presidente municipal de Nuevo Ideal, periodo que se extendió hasta 1992.

Sus festejos

Nuevo Ideal se festeja el 1º de enero, para celebrar un año más de haberse convertido en un municipio libre, y en agosto, por el aniversario de su fundación. Los inicios de la feria de Nuevo Ideal, en la que se celebra al queso y la manzana, datan desde agosto de 1979, cuando era presidente del Comisariado Ejidal don Francisco Castillo. Se escogió este mes porque precisamente el día 8 fue fundado como población. En años anteriores ha habido hasta corridas de toros; pero lo que sí no faltan son los bailes gruperos y las carreras de caballos, con sus respectivas apuestas, que atraen a cientos de personas, principalmente del sexo masculino, originarios tanto de este municipio como de los foráneos.

Sus menonitas

Desde mucho antes de convertirse en Ayuntamiento, Nuevo Ideal era el centro de reunión de habitantes de todos los pueblos circunvecinos, quienes acudían por tradición a realizar sus compras a este lugar, junto con los menonitas, radicados en este territorio desde mediados de 1924. Fue precisamente, gracias a la aportación económica de los menonitas y a su importante mano de obra, que Nuevo Ideal floreció, originando con esto su separación de Tejamen y el nombramiento de su primer juez del Registro Civil en 1943, año en el que también se estableció la oficina de telégrafos y cinco años después el servicio postal. Hoy en día, en Nuevo Ideal radican 32 de las 34 colonias menonitas que existen en Durango.

Sus personajes

Uno de los hijos ilustres de Nuevo Ideal es Felipe Pescador (1880-1929), nacido en Tejamen, quien fuera promotor de la nacionalización de los ferrocarriles en México, precursor del sindicato de Ferrocarrileros de la República Mexicana, Director General de los Ferrocarriles Nacionales; y quien preparó y capacitó al gremio ferrocarrilero para afrontar la mexicanización. Felipe Pescador es abuelo, por línea materna, del conocido comunicólogo local Ricardo Lezama Pescador.  Actualmente, Felipe Pescador tiene un monumento a la entrada de Nuevo Ideal, que da la bienvenida a propios y extraños; pero desafortunadamente su vivienda, en Tejamen, se encuentra en ruinas.

Su gastronomía

La cocina neoidealense es rica en olores y sabores. Destacan sus platillos alusivos a fechas especiales: de cuaresma, de navidad, de fiestas. En Semana Santa se acostumbra hornear en los típicos cocedores de lodo y ladrillo, las “gordas de horno”, semitas, pan ranchero, polvorones y maizcrudos; así como cocinar cada viernes platillos de vigilia que no contengan carne de puerco, res o pollo: chiles rellenos de queso, tortas de camarón, pipián, habas, pescado frito, entre muchos otros, y como postre, la tradicional capirotada. En la época decembrina, los buñuelos, ponches y tamales son insustituibles; y para ocasiones especiales como en las bodas, quinceañeras o bautizos, es infaltable el asado de puerco, los patoles o los frijoles charros y la ensalada de pollo, sólo por mencionar algunos.

Entre los antojos para el visitante, nadie se puede negar a probar las deliciosas gorditas rellenas de diferentes guisos, así como los quesos, las hamburguesas menonitas y lonches de salchichón, preparados y comercializados por los mismos menonitas, a lo largo de la carretera Francisco Zarco, en el tramo que abarca principalmente de Guatimapé a Nuevo Ideal.

Con todos los elementos para tener su propio museo

Nuevo Ideal es un municipio privilegiado, rico en historia, leyendas, gastronomía, y lugares mágicos y encantadores, y bien valdría la pena que contara con su propio museo. Bien se pudiera explotar el tema de los menonitas,  para hacerlo aún más atractivo. Este recinto cultural, además, sería el lugar idóneo para realizar otras actividades culturales afines a la misión del espacio, como el rescate y divulgación de la cultura neoidealense a través de conferencias, lecturas, el rescate de las tradiciones, visitas escolares de todo el municipio, entre otras diligencias. Esperamos no tener que esperar otro trienio más para que un proyecto de esta naturaleza se haga realidad.

Comenta con Facebook