Loading

Portentosa y sutil voz


Con un intro por parte de la Orquesta Sinfónica Esperanza Azteca de Durango, que emocionó a los cientos de espectadores, al filo de las 21:19 horas, anoche en el teatro Ricardo Castro se presentó Kika Édgar, como parte del Festival Internacional Revueltas 2017.
La cantante tamaulipeca, con un elegante vestido azul rey, entre instrumentos de cuerdas, viento y percusión, hizo erizar la piel de los asistentes desde el primer tema, titulado “Bésame mucho”, de Consuelo Vázquez, con los arreglos de José Ernesto Pérez Martínez.
Luego de aplausos y admiración por parte del respetable, la mezzosoprano interpretó “El Sueño imposible”, de Mitch Leigh/Darion, con los arreglos de José Ernesto Pérez Martínez.
Después de seguir interactuando, la artista, junto a las voces del coro de la Orquesta, deleitó con “Amor eterno”, con la adaptación y arreglo de Hugo Warnholtz.
La también bailarina, con una lluvia de aplausos, prosiguió con la conocida melodía “Qué bello”, de Rudy Lascala, coreada por algunos duranguenses.
¡Otra, otra¡ se escuchó luego la Orquesta cantó “Cómo te voy a olvidar”.
A las 21:53 apareció nuevamente Kika Édgar en el escenario para repetir “Qué bello”, amalgamada con el coro de la Orquesta, mencionando que eran las únicas canciones que tenía preparadas, cerrando con broche de oro, en una noche mágica llena de talento, en donde la guapa cantante demostró con su interpretación los 10 años de trayectoria artística, conquistando el corazón de la concurrencia.

 

Comenta con Facebook