Loading

Ruta turística Nombre de Dios: historia, gastronomía y leyendas


Visitar la cabecera municipal de Nombre de Dios, significa entrar a un lugar lleno de magia, leyendas, arquitectura, lugares paradisiacos, gastronomía y mucho encanto. También conocido como La Villa, este lugar, cuna de la conquista y la evangelización, es uno de los pueblos que tienen un gran potencial turístico que ofertar tanto al turismo local, nacional como internacional.

El Saltito y Los Berros
El recorrido puede iniciar de varios lugares, pero si decidimos empezar por las cascadas de El Saltito, un lugar donde se han filmado películas como “Los cañones de San Sebastián”, “Jory”, “El Zorro”, entre otras. Sus aguas provienen del Río Mezquital y aquí forman tres cascadas de más de 30 metros de altura que caen en un foso de origen volcánico en una rama del río Tunal. Este sitio ofrece una vista espectacular, enmarcada con enormes ahuehuetes cubiertos de heno.

El recorrido continuaría a Los Berros, lugar donde se ofició la primera misa del norte del país, bajo la sombra de un mezquite. Aquí se fundó la primera misión franciscana entre 1555 y 1556. Este lugar debe su nombre a que estando en este lugar Fray Pedro de Espinareda y Fray Jacinto de San Francisco, disponiéndose a buscar a los habitantes de la región para convertirlos al catolicismo dijeron “Comencemos esta obra en el Nombre de Dios”.

La fundación de la Villa de Nombre de Dios se realizó a fines de 1563, pero Fray Jerónimo de Mendoza, fraile franciscano que iniciara las primeras exploraciones al norte de Sombrerete, estableció alrededor de 1558, la misión de San Francisco, por eso con orgullo se asegura que este lugar es la puerta de la evangelización del norte de México.

Las vinatas
El mezcal y las gorditas de Nombre de Dios, son obligados al visitar el lugar, además de las conservas, cajeta y los membrillos, propios de esta región del valle de Durango.

El mezcal de Nombre de Dios es de fama internacional, y hay varias vinatas y establecimientos donde se puede encontrar este producto artesanal, además de los “curados” de membrillo y perón, sin mencionar los licores de diferentes sabores, elaborados, en su mayoría, con frutos de la región.

Debido a que la producción de mezcal ha sido impulsada en los últimos años, en Nombre de Dios y La Constancia, existen varías vinatas, en donde incluso se puede probar la bebida recién destilada. El Malpais, ubicado en esta última población, es una de ellas. Aquí se pueden degustar las diferentes bebidas “espirituosas”, se le ofrece al visitante una visita guiada para que conozca el proceso del mezcal, y puede incluso, llevar unas deliciosas gorditas para degustar ahí.

Por supuesto, aparte de la gastronomía y el rico mezcal, el visitante puede ir a conocer el paraje Los Salones, un sitio donde se encuentra una gran arbolada que cubre prácticamente el lecho del río que cruza por la zona- Este lugar es ideal para realizar días de campo.

Los templos
Una vez en la cabecera municipal, el visitante no debe dejar de conocer la Parroquia de San Pedro Apóstol ubicada frente a la plaza principal, la cual data del siglo XIX, aunque la primera iglesia fue edificada a fines del siglo XVI en este mismo lugar.

Aquí también se encuentra el templo de Jesús Nazareno, en donde fuera el antiguo barrio de indios. Aquí primero se levantó una ermita para luego edificar a fines del siglo XVIII el actual edificio.

El inmueble se ubica al poniente de la población, a dos cuadras de la carretera y en su interior aloja una importante cantidad de pinturas y esculturas coloniales, de las que sobresale el óleo de las Ánimas del Purgatorio, uno de los tesoros más añejos del lugar.
En Amado Nervo, localidad del mismo municipio, que se ubica en el trayecto a Zacatecas, justo frente a la desviación, se localiza el templo de San Antonio, adosado a la ex hacienda de Juana Guerra, y construido en el siglo XVIII. En su interior se puede admirar un pequeño, retablo dorado.

Las leyendas
Nombre de Dios es dueño de numerosas leyendas que la población ha transmitido de manera oral de generación en generación, algunas de las más antiguas se refieren justamente a sus fundadores.

Destaca lo que se cuenta del fraile Jacinto de San Francisco, conocido por los indígenas como Fray Cintos, a quien le atribuían poderes mágicos y curativos con sus manos. La tradición relata como a pesar de que Fray Cintos podía realizar curas milagrosas, no pudo salvarse del piquete de un alacrán, siendo el primer español de que se tiene registro falleció a causa del piquete del popular arácnido en Durango, además de que se dice que ya había profetizado su muerte.

También se menciona que sus restos yacen en lo que queda del templo de San Francisco, en donde aún acuden a rezar algunos habitantes devotos de él.

La historia resguardada
El Museo Comunitario Contalpa, es un atractivo más en Nombre de Dios; en él se exhiben fotografías antiguas, fósiles de mamut, animales prehistóricos petrificados, herramientas de la época precolonial, máquinas en desuso y documentos históricos.

En este sitio se encuentran a la venta diversos libros de historia y leyendas de la población, libros de poesía y calendarios. También hay algunos apuntes de Juana María Flores, reconocida compositora y violinista, y de Vicente Galindo Pérez, poeta, periodista, locutor, publicista y humorista, algunos de los personajes nacidos en estas tierras, y quienes siempre serán los hijos predilectos de esta región.

Visitar Nombre de Dios, una vez que pasó el primer filtro para ser nombrado Pueblo Mágico, es una experiencia que se disfruta porque ofrece prácticamente todo, y está ubicado a sólo unos 45 minutos de la ciudad. En este punto, el turista, ya sea local o foráneo, no dejará pasar la oportunidad de saborear las deliciosas gorditas de Doña Aleja, y de pasar a la casa de las “Inesitas”, para degustar y llevarse algunos de los deliciosos licores y rompopes que ofrece.

Comenta con Facebook

One comment

Comments are closed.