Loading

Seduce con su virtuosismo


Earl Thomas fue parte del Festival Internacional de Jazz, organizado por el Instituto Municipal del Arte y la Cultura

Por Olga L. Ramírez
El teatro Ricardo Castro fue invadido de notas musicales con un sonido que reflejó la personalidad de Earl Thomas, considerado uno de los artistas de blues más importantes de la década, acompañado de Noah Williams en los teclados, Benjamín Zinn en la guitarra, Timothy Mcnalley en el bajo y Mark Lamson en la batería.

La fusión de estos virtuosos del blues conquistó al público asistente rompiendo en algunos casos la barrera del idioma, con piezas como: “Howlin”, “Shotgun wedding”, “She’s my baby”, “Somebody’s calling”, “Shed a tear”, “Tennessee whiskey”, “Some kind of song”, “Do i khow you”, “High life”.

Earl Thomas demostró en temas como: “Let me be your car”, “Lead a horse to water”, “Happiness”, “Love school”, “It’s not the spotlight” su experiencia de más de 20 años y el reconocimiento del público que ha conquistado en Estados Unidos y Europa, donde realiza giras continuamente.

La voz del dos veces nominado al Grammy, y ganador del premio al mejor vocalista masculino de blues en el 2011 junto a sus músicos provocó aplausos y halagos por la sencillez, el talento y el profesionalismo en el escenario.

Comenta con Facebook