MINUTO X MINUTO

Un tesoro olvidado



Sólo las ruinas quedan del set cinematográfico que albergó filmaciones de Robert Wagner en el año de 1954, iniciando con la grabación de la película “Pluma Blanca”, y posteriormente “La ley del Bravo”.

Uno de los actores que le dio mayor realce a Chupaderos según textos de José Alonso Martínez Barrios leídos por Ángel Hernán Valenzuela Cortez, encargado de la Comisión de Proyectos Culturales del Instituto Municipal del Arte y la Cultura (IMAC) fue John Wayne, gracias a la temática que manejó y siendo el cine wéstern la línea predilecta del actor para este set de filmación.

A partir de la promoción que se obtuvo por el cine wéstern, se comenzó a tener mayor participación por actores de la talla de Sean Connery, Kevin Costner, Paul Newman, Emilio Fernández, entre otros.

Pero el reconocido actor John Wayne fue uno de los mayores iconos del cine western americano, quien filmara la mayor cantidad de películas y que le dio un realce importante a la actividad cinematográfica del lugar; entre sus películas destacan: Los Hijos de Katie Elders, Lucha de Gigantes, Los invencibles, Chisum, Bic Jake y Los Bandidos del Tren, por mencionar algunas.

Otros actores que han visitado esta tierra para filmar sus películas son: Debra Paget, Burt Lancaster, Audrey Hepfburm, Jorge Rusekk que fue un apasionado de Durango, tanto que decidió que sus cenizas fueran dispersas en Chupaderos.

Emilio Fernández, Kati Jurado, Richard Harris, Charlton Heston, Antony Queen, Sean Connery, John Cusack, Denzel Washington, Kevin Costner, Paul Newman, Martin Sheen, entre una cantidad innumerable de actores y actrices de talla nacional e internacional.

Pero no fue hasta 1971 que se convirtió en set cinematográfico gracias a la colaboración de Billy Huges, grabándose por el mismo año la película “Odio en las Praderas”.

Al recorrer el lugar, su huella arquitectónica nos transporta como dice Martínez Barrios por un paseo por sus calles y edificaciones muy al estilo del viejo oeste norteamericano, por la época de los vaqueros y de los indios, peleando por sus territorios, y florece un espíritu de rescate de este set cinematográfico que posicionó a Durango como La Tierra del Cine Movieland como se le conoce en Hollywood.

Observando esta necesidad el IMAC creó el proyecto Misión Chupaderos poniendo como encargado a Ángel Valenzuela, el cual consiste en el arraigo del patrimonio cultural a partir del taller de teatro infantil y el desarrollo artístico de los niños, cuyo objetivo es la promoción y la meta que se persigue es que usen el lugar para crear propuestas escénicas.

No Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.