Loading

Una radiografía sobre el término “cultura”


El papel de las ciencias biológicas en la determinación del paradigma evolucionista

La formalización del concepto de cultura está íntimamente ligada con el evolucionismo, ya que éste es quien le da un sustento teórico-metodológico. Requirió de un proceso de síntesis y contrastación con otras nociones como la de progreso, debido a que cultura era igual a grado de avance.

La idea de progreso tiró por tierra la providencia y su designio divino, pero se quedó con la visión de la existencia de un solo destino (un camino y una meta única).

Según Avecena: “La evolución es un principio de jerarquía de la naturaleza que va hacia el perfeccionamiento de la obra de Dios”. Para Spencer, autor de “El darwinismo social”, el hombre es producto de la evolución, y logra un mayor grado de progreso de acuerdo a su adaptación; asimismo, asegura que el progreso no es un accidente, es una necesidad.

Otro supuesto del Evolucionismo, Taylor afirma que “Todas las sociedades están sujetas a un proceso unilateral de desarrollo evolutivo, por lo que van escalando diferentes fases que van desde lo primitivo hasta lo civilizado.”

En referencia a lo anterior, considero que la teoría del evolucionismo, o bien, un grado de avance, sí tiene qué ver con el término cultura. Si relacionamos una parte de ésta, por ejemplo, las bellas artes, la gente que ha tenido acceso a una educación más refinada, la sabrá valorar.

La importancia de la consolidación del primer concepto de cultura desde la ciencia

Se puede decir que la acepción de “cultura” derivada del latín: cultura, cuyos varios significados son: habitar, cultivar, proteger, honrar con adoración y que posteriormente se separaron, sigue de cierta forma vigente hasta nuestros días.

Si el significado primario fue labranza o la tendencia al crecimiento natural, básicamente cosechas o animales, hoy en día la seguimos relacionando con el cultivo en sus múltiples formas, entendiéndose cultivo de todo lo que hacemos o realizamos cotidianamente.

A comienzos del siglo XVI la tendencia del crecimiento natural del significado fue extendida al proceso de desarrollo humano y éste, paralelo al significado original de cultivo fue el sentido principal hasta el siglo XVIII tardío e inicios del XIX; para a finales del siglo XIX llegar al significado de cultura lo material, civilización lo espiritual.
Hoy en día, en mi percepción hemos conjugado tanto lo material como lo espiritual, dando como resultado un sinnúmero de mosaicos que nos dejan admirados en cada pueblo, en cada nación, en el mundo entero.

Finalmente, quiero compartir las 5 ideas falsas que existen sobre la cultura, según Esteban Krotz:

Primera: Se puede tener y no tener cultura. Desde el punto de vista de la antropología, tal expresión carece de sentido: todos los seres humanos, por definición, tienen cultura.

Segunda: Hay una jerarquía natural entre culturas (y entre subculturas). La cultura humana es un mosaico: está compuesta por una cantidad enorme de culturas pasadas y presentes. Esta multiplicidad cultural aumenta aún más si se toma en cuenta que las culturas de los pueblos y las naciones no son homogéneas en modo alguno.

Tercera: Hay culturas “puras” y “mezcladas”. Cuando los españoles iniciaron la conquista americana acababan de terminar con varios siglos de dominio árabe en sus tierras, pero sin poder borrar, hasta el día de hoy, la influencia cultural de éste; además, cualquier niño español aprende en la escuela una historia de las primeras poblaciones de la península ibérica de acuerdo con la cual se da cuenta que esta historia ha sido, siglo tras siglo, una historia de mezclas biológicas y culturales de todo tipo.

Cuarta: Los recintos propios de la cultura son los museos, los teatros y las bibliotecas. Recordando lo que se acaba de exponer sobre las concepciones equivocadas que identifican una parte de la cultura (por ejemplo, las «bellas artes») con toda la cultura y que pretenden distinguir las culturas «esencialmente» valiosas de las que no lo son, el rechazo de esta cuarta idea falsa no debería ser muy difícil. Sin embargo, la educación escolar ha contribuido fuertemente a que para muchas generaciones la palabra «cultura» haya tenido y siga teniendo una connotación inevitable de solemnidad.

Quinta: La existencia de la cultura depende del Estado. Como muchas concepciones falsas, también ésta se basa en ciertos elementos verdaderos. Así, es cierto que en México casi todas las instituciones que de alguna manera tienen que ver con la creación cultural especializada y la conservación del patrimonio cultural en general, son instituciones que no dependen de los creadores de la cultura, sino de los gobiernos; sin embargo, los creadores también pueden realizar sus aportaciones ayudados por el Estado y prueba de ello son diversos programas federales y estatales que anualmente lanzan sus diferentes convocatorias.

Fuentes:
Cortázar Rodríguez, F. J. (1993). La génesis de un concepto. En La sociología de la cultura de Pierre Bourdieu (pp. 7-16). Guadalajara, Jal.: Universidad de Guadalajara.

http://www.geocities.com/tomaustin_cl/ant/cultwilliams.htm (Página consultada el 29 de septiembre de 2011).

Mariscal Orozco, José Luis, “Los inicios de la formalización del concepto cultura”. UDG Virtual.

KROTZ, Esteban. “Cinco ideas falsas sobre la cultura”. Ponencia publicada en la Revista de la Universidad Autónoma de Yucatán, vol. 9, octubre diciembre de 1994, núm. 191, pp. 31-36.

Comenta con Facebook