Esperanza rojiblanca

Carlos Villalobos

El jugador duranguense Diego Campillo del Campo, quien es un orgullo dentro de esta disciplina al portar con los colores de las Chivas rayadas de Guadalajara y de la Selección Mexicana en la rama sub 20, se encuentra en este momento resguardado en casa por la crisis mundial del Covid-19.

Es importante recordar que, desde muy pequeño como delantero defendió los colores de la Escuela de Futbol “Chivas Guadiana”, equipo con el que tuvo la oportunidad de viajar a España para ser parte de la Top Training Cup.

Después de destacadas actuaciones con el cuadro rojiblanco de la localidad, en eventos y campeonatos nacionales, lo llevaron a ser observado por las fuerzas básicas del Deportivo Guadalajara, equipo que desde los 16 años lo tiene repatriado en su casa club y que ahora, lo tiene consolidado como defensa central.

En estos momentos y gracias al gran futbol que expone sobre el terreno de juego con las Chivas del Guadalajara, lo han llevado hasta Selección Nacional Mexicana.

“Empecé a jugar futbol en la escuela en donde estudiaba a los 6 años de edad y así se me fue dando, esa actividad la tome más como un deporte no como algo a lo que me quería dedicar”.

En Chivas Guadiana era delantero, pero cuando llegó a las fuerzas básicas de Chivas, casi no le tocaba jugar de punta sino de diez, y ahí había muchos jugadores que tenían varios procesos y pues fue bajando de puesto y aprovechando sus cualidades físicas al ser muy alto y de la buena lectura de juego que posee poco a poco, lo convirtieron en el gran defensa central que es hoy en día.

“Para mí lo mejor sería quedarme en Chivas, buscar una carrera larga ahí”.

Con respecto al tema del coronavirus el joven duranguense comentó que como jugador afecta porque parten tus planes, te parten la temporada, frenan todo, y es como una pausa que en el futbol se dan muy pocas veces, es muy difícil hacer una pausa tan larga, pero hay que sobrellevar la situación de la mejor manera.

Puedes comentar con Facebook