¡Triunfo al 100!

Una noche completamente mágica, para el conjunto de los Alacranes de Durango se vivió este miércoles en la localidad, cuando el plantel de casa se llevó el triunfo con un marcador de 1-0 ante los Gavilanes de Matamoros, en el que fue el triunfo 100 de Jair Real en sus 201 partidos como director técnico en la Liga Premier de la Segunda División.

El partido comenzó lleno de emociones ya que previo al silbatazo inicial se reconoció a Jair Real que la semana pasada llegó a 200 partidos como Director Técnico, en un gran detalle de parte de la directiva venenosa encabezada por Ciro Castillo.

Desde el minuto uno hasta los minutos finales del encuentro, el control del partido estuvo en los locales quienes lo único malo de la noche, fue que volvieron a demostrar que en ocasiones la contundencia es su peor enemigo.

Fue al minuto 12 cuando la magia y la belleza del futbol se hizo presente en los pies de José Cantú que tras hacer un extraordinario auto pase, arrancó a toda velocidad y tras un recorrido prácticamente de área a área, el jugador de Alacranes liquido al arquero César Estrada quien nada pudo hacer y con este golazo los de casa ya ganaban el partido.

El resto del encuentro estuvo plagada de llegadas que no se pudieron convertir en gol, a pesar de los variados intentos de Brandon Rosas, Andy García, William Guzmán y el mismo Cantú que fue el más destacado del encuentro.

La mala noticia para el conjunto de casa fue que tuvieron que realizarse dos cambios por lesión uno de ellos fue el arquero Rafael Amador que tras un duro choque en la primera mitad y probar los primeros cinco minutos del segundo tiempo, no pudo continuar y decidió abandonar para darle acceso al 100% duranguense Cristian Flores quien respondió cuando fue exigido.

El otro que tuvo que abandonar por lesión fue el multicitado Cantú quien estaba teniendo una noche increíble y que lamentablemente no pudo concluir el partido; habrá que esperar el reporte medico, ya que es probable que ambos jugadores se pierdan el partido de este domingo.

De esta manera Alacranes de Durango sigue demostrando que su territorio es de cuidado y que sin importar que los equipos vengan a tratar de morder al alacrán, el veneno en casa es mucha más letal.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios