Aplican protocolos en ritual de ceniza

Olga Ramos, Corresponsal

GÓMEZ PALACIO, DURANGO.- Con cubrebocas y el rostro inclinado para recibir la cruz de ceniza sobre la cabeza y no en la frente como era tradición, ayer cientos de feligreses tomaron parte de la celebración del inicio de la Cuaresma bajo estrictas medidas anticovid.

En la Catedral de Guadalupe de esta ciudad, se permitió la entrada a un aforo menor al 50 por ciento, y con la intención de evitar contagios, esta vez se evitó tocar el rostro de los feligreses durante la imposición de ceniza, por lo que ésta fue esparcida sobre la cabeza.

El Obispo de la diócesis de Gómez Palacio, Jorge Estrada Solórzano tuvo a bien celebrar la homilía con la que se dio inicio a la Cuaresma, a la que acudió un grupo reducido de feligreses por tener que ajustarse a las disposiciones y protocolos para prevenir contagios de Covid-19.

Con la imposición de ceniza que recuerda que “polvo eres y en polvo te convertirás”, se da paso a los 40 días en los que los católicos se preparan para la Semana Santa con ayuno, oración y limosna.

Los fieles católicos durante este período incrementan su fe, recordando los misterios de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

Pese a que Durango pasó a semáforo epidemiológico amarillo, las iglesias en esta entidad determino no relajar las medidas y protocolos contra el Covid, motivo por el cual se atendió el llamado a no imponer ceniza en la frente y sí sobre la cabeza, además de mantener la sana distancia y un aforo menor al 50 por ciento de la capacidad.

En esta ocasión, la diócesis de Gómez Palacio conmemoró  12 años de haberse constituido como tal.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios