Denuncian agresión física contra abuelitos

Piden intervención del Ministerio Público.

Jesús Cázares

CIUDAD LERDO, DGO.- Ante la presunción de que abuelitos de la Estancia de Descanso de Adultos Mayores “Ramsés”, estén siendo agredidos físicamente, se presentó denuncia formal ante el Ministerio Público para que se realice una investigación.

De acuerdo a la denuncia, en este lugar se cobran más de 6 mil pesos mensuales para que las personas de la tercera edad sean bien atendidos.

Diana Fernanda Ríos Ortega se presentó ante el agente del Ministerio Público, Juan José Silva Rodríguez, desde el pasado 2 de julio, donde asegura que además el lugar incumple con la cantidad de personal y otros aspectos para dar el servicio.

La afectada se llama Elsa Ortega García, de 69 años de edad, madre de Diana, quien padece deterioro cognitivo leve, comúnmente conocido como “demencia senil”, que es un tipo de pérdida de memoria que es más pronunciada a corto plazo (o la habilidad de recordar acontecimientos recientes, tales como algo que ocurrió ayer o la semana pasada). 

Asegura que por su trabajo permanece varias horas fuera de su domicilio y eso ocasionaba problemas con su madre puesto que se quedaba sola y requiere atención durante todo el tiempo.

Elsa Ortega estuvo internada en la estancia de descanso de adultos mayores Ramsés, ubicada en calle Zaragoza #210 de la Colonia Centro de Lerdo desde el día primero de junio de este año cuando ingresó.

Diana acudía a visitarla cada dos días pero el martes 21 de junio recibió una llamada telefónica por parte del propio personal de la estancia de descanso Ramsés, donde le comentaron que su madre se había caído el domingo anterior y se había lastimado el brazo.

Reclamó al personal la razón por la cual no le avisaron de inmediato sobre este golpe y el personal contestó que pensaron que no era algo grave.

Diana se trasladó con su madre a la clínica número 46 del IMSS donde recibió atención médica y después de que la examinaron le comentaron que su madre había sufrido un fuerte golpe.

La mujer llevó a su madre de nuevo a la estancia creyendo que el golpe había sido producto de ella caída pero al pasar los días y al volver a visitarla notó cómo comenzaban a aparecer más golpes en diversas partes de su cuerpo.

El personal de la estancia, dijo, siempre daba excusas que ella consideraba absurdas y se ponían muy nerviosos y a la defensiva ante las preguntas pero confesaron que la habían tenido que amarrar porque era inquieta.

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios