Existen múltiples formas de violencia contra la mujer

Olga Ramos, Corresponsal

GÓMEZ PALACIO, DGO.- Algunas de las formas de violencia contra la mujer tiene que ver con el control emocional, sexual psicológico; manipulación, humillación, injurias, amenazas para quitarle  a los hijos, destruir objetos de valor o mascotas; empujones, bofetadas, que acaban con la autoestima y hasta con la vida.

Es por ello, que vivir en una relación violenta termina afectando la salud, la capacidad productiva, reproductiva y la participación en la vida pública. 

Luisa López, una mujer de 45 años de edad, que vive desde hace tiempo violencia intrafamiliar, reconoció que para ella ha sido muy difícil darse cuenta de lo que realmente le sucedía. 

Dijo que para entender la situación que enfrentaba, el psicólogo le comentó, que la violencia intrafamiliar tiene un ciclo que de manera constante se repite: El hombre maltrata, humilla, golpe a la mujer, luego le remuerde la conciencia, se arrepiente y promete que va a cambiar, la mujer le cree y lo perdona y entran ambos en la etapa de reconciliación y al poco tiempo se repite la historia una y otra vez.

Comentó que para ella “esto, era algo que viví desde el noviazgo, yo pensaba que era algo normal, tan normal que mis amigas, mi madre, mi prima, todas pasamos por lo mismo. La verdad si el especialista no me dice que eso es violencia yo no me entero nunca”.

Señaló que por 20 años, vivió con un hombre que la manipulaba, la humillaba, e injuriaba “era un extraordinario actor o no sé cómo decirlo, después de que me dejaba en la ruina moral, venía a llorar, a pedir perdón a decir que no lo volvería hacer, pero es cierto, siempre me metió en ese círculo violento, donde por fortuna pude salir gracias a la ayuda especializada”.   

Reconoció que nunca fue golpeada físicamente, pero sí violentada sistemáticamente en su autoestima “me decía siempre que no servía para nada, cosas horribles, que no sé por qué me las creía; de pronto me vi en un estado depresivo del que pensé que jamás saldría”. 

Nunca recibí golpes “pero he sabido de algunas mujeres reciben puñetazos y patadas, quemaduras, intento de estrangulamiento, amago o ataque con arma blanca o de fuego, culminando en homicidio o feminicidio. Por eso es bueno reaccionar a tiempo y denunciar a quien nos agrede”.

Puedes comentar con Facebook