Niños estresados por inicio de clases

Olga Ramos, Corresponsal

GÓMEZ PALACIO, DURANGO.- Para muchos menores el inicio de un nuevo ciclo escolar implica someterse a una carga muy elevada de estrés y más aún en tiempos de coronavirus, por el cual la Subsecretaría  de Educación hace un llamado a los padres de familia para que acompañen a sus hijos en este proceso de adaptación.

La SEP refiere, que para muchos niños y niñas, el inicio de un nuevo ciclo escolar es difícil, pero también decisivo para ellos, motivo por el cual de ser necesario se les sugiere que se apoyen en un terapeuta o psicólogo para ayudarlos a dar ese paso tan importante en sus vida escolar.

El regreso a clases implica mucha incertidumbre y estrés por varios motivos: como es el desconocimiento de lo que es un sistema educativo, el conocer a un maestro o maestra que quién sabe cómo será y el enfrentamiento con muchos otros niños y niñas desconocidos no es nada fácil de enfrentar,

Para aquellos que cursarán un nuevo grado en primaria o secundaria, el conocer al nuevo maestro o maestra y pensar en cómo será su relación con ellos y el extrañamiento del profesor anterior (aunque la relación no haya sido del todo buena), resulta estresante.

En ocasiones el temor o la alegría de reiniciar un curso o el reencuentro con los amigos queridos, pero también con los compañeros que no caen bien o peor aún con los que se tuvo algún pleito durante el año anterior, esto también podría ocasionarles preocupación.

De igual forma se da el temor a la disciplina que acarrea presiones a todos los familiares. La frecuente aversión a las tareas escolares; las experiencias previas no gratas con pasados maestros o compañeros; la presión en la escuela, la casa, las clases especiales y el control del tiempo minuto a minuto. 

Previo a este regreso a clases, se recomienda que los padres platiquen con sus hijos,  sobre la importancia de este día y determinar con ellos lo que se espera de este año y cómo piensan lograrlo. Plantear el regreso a clases como algo positivo y muy importante.

Escuchar sus temores, dudas, intereses y expectativas con mucha atención y orientarlas respetuosamente en todo momento.

Establecer y respetar los horarios para levantarse, dormir, alimentarse, tomar clases especiales, hacer tareas y jugar o entretenerse, y responsabilizarlos sobre el cuidado de sus útiles escolares, el arreglo diario de sus uniformes o ropa de escuela, así como de la solución de sus tareas escolares para evitar el desorden que es causante muchos problemas y tensiones familiares.

Puedes comentar con Facebook