Poco redituable la siembra: productores

Olga Ramos, Corresponsal

GÓMEZ PALACIO, DGO.- Productores del sector social advierten que, cada vez menos redituable el sembrar y comercializar sus productos.

El municipio de Tlahualilo, es quizás un ejemplo de esto. Ubicado a más de 70 kilómetros de la cabecera municipal, se encuentra el ejido Valle Verde, sitio deprimente en donde “ni para hacer un buche hay agua”. Aquí, ya no hay nada que sembrar, la tierra resquebrajada no hace crecer una raíz de nada, la gente al igual que en el resto de las comunidades enfrentan la escasez de agua potable.

Las grandes concentraciones de arsénico obligaron a las autoridades desde 1984 a cancelar pozos, dejando prácticamente sin agua a muchas de las comunidades.

Luis Carlos y Felipe Rosales, oriundos de dicha comunicad, reconocen que la falta de agua potable, la sequía, desempleo y atención médica, son problemas que enfrentan desde hace tiempo, lo que ha obligado a emigrar a gran parte de su población.

Comentaron que de aquella región fértil para la siembra de melón y sandía, por el agua que era derivada del canal de Tlahualilo proveniente del río Nazas, de esto solo queda el recuerdo pues con la sequía y la restricción de los ciclos agrícolas los pozos de extracción dejaron de ser suficientes por lo que hoy en día la escasez de agua sigue siendo el principal padecimiento de sus pobladores.

Reconocieron, que la sequía  que se mantiene en esa zona de la región Lagunera de Durango,  las lluvias erráticas, la sobreexplotación de los mantos acuíferos y la falta de suficientes obras hidráulicas dedicadas a buscar la sustentabilidad del vital líquido, son elementos que se conjugan y agravan sin duda este fenómeno climatológico que los sigue  obligando a emigrar.

Puedes comentar con Facebook