Posadas pierden su origen

Se han distorsionado, asegura Luis Martín Lugo Cervantes, sacerdote de la parroquia de Guadalupe

Jesús Cázares

Corresponsal

CIUDAD LERDO, DGO.- Las festividades de Navidad, así como las posadas han perdido su origen y se han distorsionado, asegura Luis Martín Lugo Cervantes, sacerdote de la parroquia de Guadalupe en el municipio de Lerdo.

Manifestó que, “desde el ámbito religioso, diciembre es un mes con un arraigo en la religión, empezando con la celebración del 12 de diciembre día de la Virgen de Guadalupe, posteriormente las posadas y luego la noche buena y navidad, que es la natividad de Jesucristo, con lo cual se recuerda la divinidad de Dios y evitar el despilfarro en cosas superfluas”.

Recordó que en el caso de las posadas, en México fue un modo de evangelizar por parte de los primeros franciscanos, los frailes que trajeron en cierta manera las pastorelas aunado a las posadas en el que se motivaba a las personas a peregrinar con José y María, casa por casa para pedir un lugar y que la virgen reposara.

“La navidad está precedida por lo que es el tiempo de adviento que nos prepara para vivir espiritualmente hablando el nacimiento de nuestro salvador que es un nacimiento ya en el pasado, en la historia, pero que se proyecta hacia el futuro, hacia la segunda venida de jesucristo, esa sería el sentido”.

Señala que  la navidad y el adviento, recuerdan la gran oportunidad de gozar la divinidad de Dios y no  desperdiciar el tiempo en cosas efímeras.

“Es importante en estos tiempos  considerar que la Navidad asumida con una adecuada espiritualidad, le puede dar un giro a nuestra vida y a nuestra sociedad, porque vivimos en una sociedad consumista en donde  se ha sustituido el homosapien por el homoeconomicus”.

Menciona que en la actualidad lo que produce el hombre está medido en lo económico y no en lo que piensa y siente, lo que  consideró, “se está cayendo en un reduccionismo antropológico”.

“No estamos explotando lo que es el ser humano en sí, sobre todo  para que éste alcance su realización y plenitud como persona en relación con Dios”.

El párroco de la iglesia de Guadalupe en el municipio de Lerdo, invitó a la comunidad a que en estas fiestas navideñas se deje a un lado el individualismo económico que está llevando a un deterioro social.

 

“Desde el ámbito religioso, diciembre es un mes con un arraigo en la religión, empezando con la celebración del 12 de diciembre día de la Virgen de Guadalupe, posteriormente las posadas y luego la noche buena y navidad, que es la natividad de Jesucristo, con lo cual se recuerda la divinidad de Dios y evitar el despilfarro en cosas superfluas”.

Luis Martín Lugo Cervantes, Sacerdote

Puedes comentar con Facebook
Anuncios