Salen a vender con temor al contagio

Olga Ramos, Corresponsal

GÓMEZ PALACIO, DGO.- La necesidad de pagar el alquiler de un lugar donde vivir, el  agua, la luz, el teléfono, ropa y alimentación, es lo que mantiene a la gran mayoría de los vendedores ambulantes en las calles, pese al temor de ser contagiados de coronavirus.

Don Francisco Gutiérrez es uno de ellos, asegura que se quedó en casa por espacio de tres meses, que fue inicialmente el tiempo que las autoridades de salud sugirieron, “pero al ver que el tiempo pasaba y los pocos ahorros que tenía se terminaban, opté por salir a vender a la calle nuevamente sin el permiso de nadie”.

Aseguró que todos los días sin excepción se mantenía atento de los medios de información “para conocer la fecha exacta en que todos pudiéramos regresar a la nueva normalidad, pero hasta este día nada nos dice. Yo la verdad no entiendo nada, y la verdad no voy a quedarme en mi casa viendo al techo, cuando sé perfectamente que si no trabajo me quedo en la calle”.

Comentó que antes vendía dulces, pero decidió cambiar de giro “ahora vendo bolsas de plástico negras a 3 por 10 pesos, además de pastillas de cloro para el baño, está mejor porque agarro mi bicicleta y ando por todas las colonias que puedo y pues saco 200 pesos si bien me va diariamente”.

Refiere que la restricción de uso de bolsas de plástico “aquí no parece que la hubiera, porque la gente sí compra bolsas de este tipo, más cuando hace aire y tolvaneras, es cuando más he vendido. Yo pensé en un principio que la gente iba a salir con algo así, de que ya las bolsas de plástico no las compran pero no, la gente ni se acuerda de eso”.

Asegura que por la pandemia “soy muy cuidadoso porque antes de hacer los paquetitos de tres bolsas las desinfecto con un aerosol y uso cubrebocas y guantes para tocarlas “yo no me he enfermado y ni quiero, por eso me cuido y espero que la gente también lo haga”.

Reconoció que a él como a muchas otras personas “no nos queda más que encomendarnos a Dios todos los días y salir a buscar el pan de cada día. Porque el pago de las deudas no te esperan  a pesar de que ahora trabajamos más y ganamos menos”.

Puedes comentar con Facebook