Sin freno violencia intrafamiliar

Olga Ramos, Corresponsal

GÓMEZ PALACIO, DGO.-El Instituto Estatal de las Mujeres Unidad Laguna, ha emitido varias medidas de seguridad para mujeres, sus hijas e hijos en situaciones de violencia intrafamiliar.

La dependencia reconoce que es de vital importancia dar a conocer estos protocolos de seguridad luego de que las denuncias por violencia intrafamiliar y de género se han incrementado a consecuencia de la pandemia por Covid-19.

Muchas de las mujeres que que sufren violencia han sido sometidas física y psicológicamente por sus agresores y les es difícil ver una salida a su situación.

Si la víctima se encuentra al interior del domicilio, es importante tratar de resguardarse en alguna habitación con teléfono y llamar a los servicios de emergencia como el 911 e identificar los lugares donde no haya objetos que puedan ser utilizados para causarle agresiones.

Tratar de acercarse a una puerta o ventana para poder salir, si ya no puede resguardarse debe intentar tranquilizar al agresor, si la agresión no pudo ser detenida acudir ante las autoridades y si fuera necesario a recibir atención médica.

En el caso de que se encuentre al exterior del domicilio, tratar de dar aviso a las autoridades e identificar redes de apoyo con familiares cercanos, vecinos o personas a quienes pueda acudir para resguardarse.

Asimismo se sugiere buscar ayuda en instituciones especializadas en atención de violencia u otras que puedan atender sus necesidades, como hospitales y refugios. 

Tener algo de dinero en efectivo que les permita trasladarse a un lugar seguro. Dejar una maleta con ropa y documentos oficiales como actas de nacimiento propias y de sus hijos, acta de matrimonio, comprobante de domicilio conyugal, pasaportes o visas extranjeras, en un lugar seguro o con alguna persona de confianza. 

Es primordial tener una señal de alerta y un plan de seguridad con sus hijas e hijos, al igual que con sus vecinos o familiares cercanos.

En caso de ya no vivir con el agresor, es necesario enseñar a sus hijos a no abrir la puerta sin preguntar quién toca, informar a vecinos y personas allegadas que su pareja ya no vive ahí, asegurarse de que en la escuela o guardería de sus hijos tengan copias de los documentos sobre la custodia, informar a las personas que están a cargo del cuidado o educación de sus hijos la lista de personas que pueden recoger a los menores, cambiar de número telefónico y si es posible de lugar de residencia, cambiar de trayectoria y horarios cotidianos, así como lugares que frecuentan.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios