Agua, una aliada contra pandemia

Luis Pineda

Luego de que Durango regresara al semáforo rojo debido al incremento considerable de casos positivos de Covid-19, se han tomado una serie de medidas, sin embargo, una de las acciones que no se deben dejar de lado o por lo que se está trabajando de manera importante es en el tema del agua potable.

En este sentido, Aguas del Municipio se enfoca en una de las actividades marcadas como esenciales por decreto del Gobierno federal para combatir o aminorar los contagios, al ser los encargados de mantener la operación de 99 equipos de bombeo, de los cuales se administra el agua potable para abastecer al 100 por ciento de los habitantes de esta capital, así lo dio a conocer su titular, Rodolfo Corrujedo Carrillo.

“Recordemos que no sólo se atiende el servicio de agua potable, de igual manera se brindan los servicios de drenaje y saneamiento del agua residual, servicios que también, y sin ninguna duda, resultan ser indispensables para poder superar la pandemia y no hacer más grave esta situación”.

“La actividad del servicio de agua potable, alcantarillado y saneamiento, está declarado como esencial, por lo tanto, debemos de seguir prestando el servicio”.

El agua es necesaria para las personas que están en sus hogares, además es indispensable para las personas que están trabajando o están internadas en algún hospital.

“¿Qué sería si no pudiéramos desalojar las aguas negras de nuestros hogares, de los hospitales, de todos lados?, bueno, pues es un trabajo que tiene que continuar sin parar las 24 horas, igual que el saneamiento de estas aguas negras, para evitar verter a los arroyos, a los ríos agua contaminada”.

“Todo esto es parte de nuestra actividad y lógicamente tenemos que seguirla realizando en forma completamente normal, nuestros horarios son también desempeñados en una forma normal, igual la atención al público igual, la atención a fugas, la atención a reportes de problemas en las redes de alcantarillado, todo sigue en forma normal, ya que es un servicio indispensable, no nada más porque está declarado así en los decretos respectivos, sino porque realmente es un servicio que es insustituible y más para combatir esta pandemia”.

Así mismo, se le cuestionó, en lo que corresponde al personal de AMD, qué porcentaje está en confinamiento por alguna situación de vulnerabilidad o contagio.

Corrujedo Carrillo dijo que “tenemos 547 trabajadores y de éstos son alrededor de 15 los que están por situación de vulnerabilidad en forma aislada, y hemos tenido a lo largo de estos ocho meses de contingencia, solamente 16 casos positivos, los que cabe aclarar, que no se ha dado ningún brote al interior del organismo, todos estos casos han surgido en forma esporádica y contraído por fuera del organismo, por algún viaje, o una reunión que tuvieron en lo personal, pero lo que si garantizamos es que al interior del organismo y en las cuadrillas tenemos las más estrictas medidas de protección, todos deben de estar portando su cubrebocas, las de atención al público con caretas, tenemos acrílicos protectores, adicionalmente en cada escritorio, es decir, no escatimamos en protección para nuestros trabajadores, pero sobre todo para nuestros usuarios”.

Precisó que no hay ninguna área en especial que esté débil, aunque tal vez sí decir que en donde hay personas de mayor edad, y por ende en mayor riesgo, es el personal de oficina, sobre todo en las áreas que se encargan de realizar los nuevos proyectos de obra.

“Es tal vez el área que traemos un poquito más débil, pero no tanto como para dejar de operar, seguimos trabajando en forma continua, por eso es muy importante que también la gente nos apoye con sus pagos oportunos, como sabemos, AMD no recibe subsidios de nadie, ni del gobierno federal, ni estatal, ni municipal, la única forma con la que podemos obtener el recurso para seguir llevando a cabo esos trabajos antes descritos, es con lo que nos paga la gente”.

Cabe mencionar que, por fortuna, hay un 73 por ciento de los usuarios que van al corriente de sus pagos, y por ello es que se hace un llamado al otro 27 por ciento de la gente, que apoye a ese 73 por ciento a no quedarse sin agua, verdad, “porque finalmente son ellos quienes sostienen el sistema”.

En Aguas del Municipio las presiones para cubrir todos sus gastos continúan, mes tras mes, se tienen problemas para completar el recibo de energía eléctrica, cada catorcena para completar la nómina de los trabajadores, los impuestos, los combustibles, las prestaciones como IMSS, Infonavit y realmente la situación si es muy complicada financieramente hablando.

Morosidad

“Al inicio de la administración traíamos una morosidad de un 30 por ciento, misma que pudimos bajar hasta un 18 por ciento, pero desafortunadamente ya aumentó al 27 por ciento (alrededor de 40 mil usuarios) en estos ocho meses de contingencia”.

“Esto se debe en buena medida a la situación económica, pero también es una cuestión de conciencia, porque de pronto hay gente que llega y nos dice que no ha podido pagar por la contingencia, vemos el recibo y debe más de ¡40 meses! Por eso digo que es una cuestión de conciencia mucha de las veces”.

En otros casos se han enfrentado a gente que quiere sorprender con que no han podido pagar por verse mermados en sus ingresos por la contingencia y resultan personas que son trabajadores del municipio, pues ellos no han dejado de percibir sus sueldos quincena tras quincena.

“Es cierto que debemos de ser conscientes de la época que atravesamos y tenemos toda la mejor disposición y voluntad de aceptar esas situaciones y ser comprensivos con quienes si han sido afectados por esta situación de contingencia, pero también del otro lado, la gente debe de ser consciente que también se está prestando un servicio y es un servicio indispensable y la única forma de que no nos quedemos sin este servicio toda la ciudadanía es, que todos cooperemos, que todos participemos”.

Por concepto de morosidad se puede hablar de un monto a recuperar de 30 millones de pesos aproximadamente, pero eso sería en el papel, ya que hace falta una depuración en este sentido, de hecho y como parte de las propuestas que se envían al Congreso con la propuesta de modificación del apartado B de la Ley de Ingresos, viene un programa para regularización de todos aquellos que tengan adeudos superiores a los 60 meses, con la intención de acercarlos, de ver su situación y en los casos donde sean estados contables donde realmente no reflejen alguna situación de morosidad, no sé, un terreno baldío, una  casa que nunca existió, etcétera, cancelar el adeudo contablemente, previa autorización del Consejo Directivo y enviar al Congreso del Estado a la entidad de auditoria toda esa lista de cancelaciones para no estar con cuentas fantasmas, dinero que nunca vamos a recuperar.

Puedes comentar con Facebook