Anciana ayuda a adulto mayor abandonado

Luis Pineda

Doña Francisca está postrada en una cama, y como puede le da de comer a don Guillermo

La señora Francisca Ramírez Espeleta, (82 años de edad), vive desde hace aproximadamente 10 años está postrada en una cama, sufrió un par de caídas que le imposibilitaron el caminar, y a pesar de tener hermanos (as), y que tienen buena posición económica, no la ayudan.

No obstante su condición física y económica, la señora Francisca, ayuda a otro anciano, a don Guillermo Murillo González, de 83 años de edad, quien también a pesar de tener familia, ésta lo abandonó.

Periódico Victoria, platicó con los dos ancianos, ambos viven en la calle Bolivia #1108 entre República Dominicana y Guatemala de la colonia Francisco zarco,  y esta es la historia.

La señora Francisca, de familia económicamente bien posicionada, cuando sufrió su primera caída y cuando el dinero comenzó a mermar, poco a poco fue perdiendo el interés por parte de sus familiares.

“Llevo ya como 10 años encamada, tengo 82; mire, primero me caí, luego la operaron de la pierna, y luego de la cama me volví a caer y me fracturé la cadera y pues estoy quebrada de la cadera y no puedo caminar y pues así me la navego, voy viviendo como puedo”, dijo la señora Francisca Ramírez Espeleta.

Según nos comentan, tiene hermanos de buena posición económica, sin embargo, desde hace tiempo que dejaron de procurarla, incluso una de sus hijas, también desde hace tiempo que mostró desinterés por ella.

No obstante, y a pesar de la condición física en la que se encuentra doña Francisca, siempre ha sido de buen corazón y más con las personas adultas, por lo que desde hace algún tiempo que le dio alojo a un anciano en su casa, pues supo que también había sido abandonado por sus familiares, el señor (don Guillermo) deambulaba por las calles, ahora tiene un techo donde resguardarse.

“Mire, ese señor tiene familia pero no lo quieren, sabemos que viven por las colonias La Morga y La Maderera, pero pues no lo procuran, no lo ayudan, y pues yo lo veía siempre en la calle, y pues me dijo que no tenía donde vivir, y yo le dije, pues aquí le doy alojo, porque po’s pobre hombre, no tenía nada, yo como puedo, en las mañanas le doy almuerzo, él me trae el mandado, y cómo podemos nos ayudamos, pero su familia no lo quiso, lo rechazó”.

Finalmente pidió a la ciudadanía que ayuden a don Guillermo, con lo que puedan, con lo que sea su voluntad.

 

“NO TENGO NADA”; GUILLERMO MURILLO

“Pues aquí me dieron alojo, yo tengo familiares, pero no me ayudan para nada, ven que uno no tiene nada, pues no ayudan, no me procuran, pero si uno fuera rico, ya estaría aquí todo el montón”.

“Mi padre sí tuvo muchas vacas y unas tierras allá para Guadalupe Victoria, pero mi hermano mayor fue vendiendo todo, hasta que ya no quedó nada, a mí no me dio nada”.

Don Guillermo, pide a la ciudadanía su ayuda, con lo que sea su voluntad. Vive en un espacio, dentro del domicilio ubicado en la calle Bolivia #1108 entre República Dominicana y Guatemala, en la colonia Francisco Zarco.

 

PRÉSTAMO

Don Guillermo Murillo González, ha llevado una vida de sufrimiento, pero además, ahorita se está enfrentando a otro problema.

Hace tres años, pidió un préstamo económico, en Santander, desde entonces le han estado descontando de su pensión, solo que a tres años, la deuda en lugar de disminuir, se ha ido incrementando, ahora ya debe mucho más de lo que sacó.

Comenta que, tiene una pensión que oscila en los dos mil 700 pesos mensuales, solo que el banco le retiene cerca de dos mil pesos, por lo que solo cobra aproximadamente 700 pesos mensuales.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios