Asegura dirigente cenecista que muerte de ganado alcanza las 30 mil reses

Juan Carlos Chávez

La situación que se vive en los municipios del norte de esta entidad es crítica, el año pasado las lluvias fueron muy escasas, por ello los ganaderos requieren de forraje y de agua para sus animales, de no hacerlo, las pérdidas van a ser cuantiosas, así lo señaló Pedro Silerio García, dirigente de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos, quien aseguró que son ya 30 mil reses las que han muerto en esta temporada de secas.

Advirtió que, si estas condiciones prevalecen durante los próximos meses, las muertes se pueden triplicar, ya que los meses de mayo y junio son la etapa más difícil para los ganaderos y en caso de que llueva de manera generalizada hay que esperar unos 15 o 20 días para que los agostaderos se empiecen a medio poblar, por ello urge que los diferentes niveles de gobierno destinen más recursos para el campo.

Silerio García señaló que los apoyos se requieren en este momento, después va a ser demasiado tarde, el esfuerzo que ha hecho el gobierno del estado por apoyar a los productores ha sido insuficiente hasta ahora, se requiere que el gobierno federal intervenga para salvar este ciclo e impedir que el ganado siga muriendo.

Cuestionado sobre los datos que proporcionó de manera reciente el presidente de la Unión Ganadera Regional de Durango Rogelio Soto Ochoa, quien dijo que son solo cuatro mil 500 reses las que han muerto, el dirigente cenecista consideró que cada quien puede traer sus propios datos, pero explicó que existen mas de 50 mil productores ganaderos en Durango, y hay la seguridad de que al menos a cada uno de ellos se le ha muerto una cabeza de ganado, recordó que en el estado hay más de un millón de reses, que enfrentan una situación bastante difícil.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios