“Cinco años de servir a los más vulnerables”

Destaca entrega de apoyos alimentarios y creación de seis nuevos CREEs

Por: Juan Carlos Chávez

Al presentar su quinto informe de actividades al frente del DIF Estatal, Elvira Barrantes de Aispuro se dice satisfecha con la labor realizada, y dijo que son “cinco años con la honrosa encomienda de servir a Durango y abrazar a quienes más lo necesitan”.

Destacó la adquisición de tecnología única en el país del Centro Estatal de Cancerología, taller de pelucas oncológicas, dos mil 274 cirugías extramuros, cuatro millones de apoyos alimentarios y dos Centros de Justicia para Niñas, Niños y Adolescentes, así como el crecimiento que hay en la creación de centros de Educación Especial, en donde se pasó de dos a ocho.

Agregó la implementación de la llamada “Ruta Azul”, así como contar ahora con centros de Justicia modernos y equipados con lo que se requiere para defender a los grupos vulnerables.

Rasaltó también el reto de terminar el nuevo edificio de la Cruz Roja Mexicana, que “es algo que traerá grandes beneficios para la población en general”

Barrantes de Aispuro señaló que, a pesar de la escasez de recursos económicos, el DIF Estatal va a cumplir con sus metas a menos de un año de que finalice esta administración, “pues el corazón de los duranguenses es muy bondadoso, siempre responden a la hora de que se les ha solicitado apoyo, algo que se puede constatar en todas y cada una de las obras sociales que se han realizado desde el año 2016, además de lo programado hasta el 2022”.

Asimismo, se continúa dando atención especial a los menores, a través del programa como Brazos Abiertos, con familias de acogida y atención especial para la protección de los derechos de los menores en los Centros de Justicia para Niñas, Niños y Adolescentes.

De igual forma, bajo las medidas de cuidado se mantiene la atención en Ciudad del Anciano, brindando a la fecha servicios a cuatro mil 500 adultos mayores, como servicios integrales con tratamientos certificados en Misión Korián.

Elvira Barrantes recordó los acontecimientos inéditos como desastres, fenómenos naturales y la pandemia por Covid-19, que motivaron el redoblar esfuerzos, y, en un esfuerzo unido, se logró llevar los paquetes alimentarios, además de 49 mil 582 paquetes de ropa, 108 mil 786 suplementos alimenticios, 36 mil litros de leche, 21 mil 170 botes de leche fortificada y 900 botes de leche para fomentar el sano crecimiento de niñas y niños en periodo de lactancia.

Adicionalmente, fue posible distribuir 173 mil 987 cobijas, un millón 921 mil 873 juguetes, un millón 916 mil 64 aguinaldos, ocho mil 898 pares de calzado, seis mil 038 colchonetas de borrega y espuma, así como 21 refrigeradores, 26 estufas, 148 colchones, 72 bases de cama, mil 501 paquetes de lámina galvanizada, 339 polines, 260 maderas estufadas, 21 hojas de aglomerado, 711 botes de pintura, mil 178 rollos de tela y 20 mil cubrebocas.

Entre las acciones para las mujeres y las familias, se realizaron 66 proyectos comunitarios, 239 capacitaciones con una inversión de nueve millones 873 mil 236 pesos, se apoyaron los siete talleres rurales de corte y confección, que en conjunto produjeron más de mil prendas.

Por último, la presidenta del DIF informó que las obras que faltan por hacer están ya licitadas y con el respaldo económico de este gobierno, a nivel nacional este sistema se mantiene a la vanguardia.

“La infraestructura que se ha construido muy pocas entidades la tienen, además de que el nuevo edificio de la Cruz Roja será un ícono en la República mexicana, gracias a la aportación de todos los duranguenses”.

“En esta etapa final el ritmo de trabajo se incrementará para no dejar ningún pendiente”.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios