Con sobrepeso uno de cada tres duranguenses

Luis Pineda

La Organización Mundial de la Salud clasifica como “Población con mayor riesgo de Covid-19 grave” a aquellos con al menos una comorbilidad (enfermedades crónicas) o alguna da las catorce condiciones de salud subyacente, de ahí la importancia del policy brief o resumen de política denominado “Efectos de la Covid-19 en la población con enfermedades crónicas”, elaborado por el Instituto de Evaluación de Políticas Públicas del Estado de Durango, Inevap, que arroja en qué nivel están los diversos municipios de Durango respecto al porcentaje de la población con obesidad, hipertensión y diabetes.
Este documento detalla que para el caso del estado, los municipios de San Bernardo (42.9%), Guanaceví (43.1%), Tamazula (43.2%), Gómez Palacio (43.6%) y Lerdo (46.5%) son los que tienen un mayor porcentaje de obesidad; en cambio, Mezquital (22.7%), Súchil (31.2%), San Juan de Guadalupe (31.8%), Durango (34.2%) y Tepehuanes (34.4%) presentan un menor porcentaje de obesidad.
En relación con la hipertensión de acuerdo con el INEGI, el 20.2% de la población de 20 años o más del estado de Durango tiene este padecimiento, además los datos indican que los municipios de Mezquital (12.5%), Tamazula (15.0%), Pueblo Nuevo (15.7%), Topia (16.1%) y Otáez (16.2%) son los que presentan un menor porcentaje de hipertensión y los que tienes mayor porcentaje son: Canatlán (25.4%), San Bernardo (25.5%), Hidalgo (25.6%), El Oro (26.6%) y Ocampo (27.6%).
Por último, los municipios de Mezquital (7.5%), Pueblo Nuevo (8.1%), Otáez (8.6%), Tamazula (8.8%) y San Dimas (9.2%) son los que presentan un menor porcentaje de diabetes; mientras tanto, los municipios de Pánuco de Coronado (13.2%), Ocampo (13.5%), Gómez Palacio (13.6%), San Bernardo (14.3%) y El Oro (15.2%) son los que tienen un mayor porcentaje. Según los datos de INEGI el 10.9% de la población de 20 años o más en Durango tiene diabetes, puntualizó el Consejero del Inevap.
Gamboa García remarcó que identificar y conocer acerca de la población con estos padecimientos es útil para el diseño de posibles estrategias de protección, manejo y cuidado de las condiciones crónicas, así como para orientar, cuando esté disponible, la distribución de vacunas para aquellos con mayor riesgo.
El Consejero Presidente del Inevap, remarcó que antes de la pandemia, el sobrepeso y la obesidad y las enfermedades derivadas como la diabetes y la hipertensión, se habían posicionado como uno de los problemas de salud más preocupantes en el país, ya que estos padecimientos ocupan las primeras causas de muerte entre los mexicanos.
Juan Gamboa enfatizó que el Programa Mundial de Alimentos, WFP por sus siglas en inglés, emitió algunos aspectos a considerar por los gobiernos como son: que se reconozca como personas vulnerables a las personas con obesidad, sobre todo en los puestos de trabajo que se pueden realizar vía remota o a distancia; promover y comunicar los factores clave del estilo de vida que son necesarios para mantener un sistema inmunológico saludable, por ejemplo, evitar el tabaco y el exceso de alcohol, la actividad física y reducir el comportamiento sedentario y garantizar cantidad adecuada de sueño, entre otros.
“Invito a conocer el policy brief o resumen de política ‘Efectos de la Covid-19 en la población con enfermedades crónicas’ en el sitio web del Instituto de Evaluación de Políticas Públicas del Estado de Durango, www.inevap.org.mx”, dijo Juan Gamboa García, Consejero Presidente del Inevap.

Puedes comentar con Facebook