El COVID agravó la salud de los mexicanos

Juan Carlos Chávez

En nuestro país, los mayores índices de complicaciones y fallecimientos por COVID-19, no sólo estaban asociados con una edad avanzada sino a comorbilidades relacionadas con el síndrome metabólico, el sobrepeso, la obesidad, la hipertensión, el colesterol alto y la diabetes, las cuales tienen una alta incidencia en adultos cada vez más jóvenes, así lo señaló la diputada federal del partido del Trabajo, Celeste Sánchez Romero.

En el marco de su participación en el foro “Prevención de la diabetes” organizado por la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, la legisladora recordó que México ocupa uno de los primeros lugares en obesidad infantil en el mundo, en este sentido anunció  que está por presentar una iniciativa que propone que el  Estado mexicano brinde alimentación escolar balanceada a los niños que estudian el nivel básico, ya que  si la prioridad es la prevención de la diabetes, en las próximas generaciones de adultos se podrá revertir esta escandalosa estadística, hay comenzar por los niños.

Sánchez Romero expuso que la principal reflexión es que no se debe responsabilizar únicamente a la población por estas estadísticas, pues los tipos de alimentos que se ofertan, así como el estilo de vida están íntimamente ligados a los sistemas políticos y económicos, y desgraciadamente en México las políticas neoliberales, cuya prioridad es el lucro empresarial y no el bienestar general, aumentaron exponencialmente la oferta de alimentos y bebidas ultra procesados muy pobres en nutrientes, pero repletos de azúcares, sodio, grasas trans y centenares de aditivos que junto un estilo de vida sedentario,  convirtió a México en un país crónicamente enfermo.

Finalmente, consideró que un gran avance del actual Gobierno de México fue el etiquetado frontal y comenzar con la regulación de la propaganda de estos productos ultra procesados, que engañosamente se vendían como saludables, light o naturales.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios