El reto de combatir los incendios forestales

Juan Carlos Chávez

A casi seis años de administración estatal, la Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente ha logrado avanzar de manera importante en algunos rubros, sin embargo, en otros, lamentablemente se ha presentado cierto retroceso, algo que ha afectado en menor o mayor medida, los recursos naturales de la entidad, según lo explicó el titular de esta dependencia, Alfredo Herrera Duenweg, quien destacó entre esto, el tema de los incendios forestales, quien reconoce que, el “Talón de Aquiles” de esta Secretaría, son  los incendios forestales, lo cual obedece a la serie de limitaciones que enfrenta desde diciembre del 2018, fecha en la que llega a esta dependencia, para ese año se contaba con 33 brigadas rurales de 10 elementos cada una para el combate de incendios, desafortunadamente con la llegada del gobierno de la llamada Cuarta Transformación elimina más de la mitad de las brigadas, con lo que se quedaron únicamente 16, en ese tiempo, la cantidad de incendios se incrementa de manera sustancial, se llegó a 65 mil hectáreas afectadas, cifra de las mas altas en los últimos tiempos, con lo que se dieron cuenta que tomaron una decisión equivocada, de esta manera se les proporcionan 16 brigadas, con lo que se llegó casi al numero original, la labor que se realizó con el personal que se tenía con anterioridad fue buena, mejorando de manera notable en la prevención y el combate de los incendios forestales.

En ese mismo año, la Comisión Nacional Forestal (Conafor) implementa las llamadas brigadas de compensación, personal que trabaja de manera directa con las presidencias municipales, no con el gobierno del estado, de esta manera vuelve a bajar el numero de brigadas rurales a solo seis, más seis del gobierno del estado y 14 del gobierno federal compuestas por 15 personas, estas encabezadas por un técnico que tenía que llenar los formatos de trabajo, según los nuevos lineamientos establecidos por el gobierno federal, pues a través de los GPS se hacen las georreferenciaciones de los polígonos de una manera mas detallada para que, trabajos de prevención como son las guarda rayas y las brechas cortafuego sean más exactas en cuanto a la realización de los trabajos, lamentablemente al trabajar con los municipios se perdió algo de control y estas brigadas de compensación no funcionaron de manera adecuada, a lo que hay que agregar que llegaban a trabajar a destiempo, empezaban a finales de abril o casi en mayo, cuando lo ideal es que se haga a partir de enero, algo que hasta esta fecha se entendió, y por fortuna se modificó para inicio de año, con lo que se realizaron trabajos preventivos en tiempo, fueron 20 las autorizadas, cuatro en el municipio de Pueblo Nuevo, seis en el Mezquital, tres en San Dimas, dos en Durango, y una en Canatlán,  Tamazula, Tepehuanes, Otáez y Guanaceví respectivamente, mismas que han funcionado mejor, se redujeron de 15 a 10, con lo que se logró un mejor desplazamiento, destacó las brigadas con las que cuenta la Conafor, personal con años de experiencia, cuyo personal ha prestado auxilio en otros estados de la República e inclusive en países como Canadá y los Estados Unidos.

  • Necesidad de unidades aéreas

La extensión territorial y la orografía del estado de Durango hace todavía más difícil el combate de los incendios forestales, por ello, Alfredo Herrera Duenweg, ha insistido de la importancia de contar unidades de transporte aéreo, pues los brigadistas llegan solo hasta cierto punto a la hora que tienen que combatir algún incendio, ya que no en pocas ocasiones deben de caminar hasta seis horas, algo que no es fácil, a esto hay que agregar que tiene que transportar una mochila con 20 litros de agua que utilizan para atacar el incendio, mas una especie de azadón, la pala forestal, una antorcha, el agua y la comida, inclusive tiendas de campaña, por lo que contar con un helicóptero sería lo ideal, de esta manera se trasladaría a los brigadistas a puntos más cercanos, además de que se puede apreciar de una mejor manera en que sentido va el incendio y ahí mismo planear la estrategia de combate, inclusive se pueden evitar riesgos para los brigadistas, no hay que olvidar que se han presentado casos en los que a la hora de que están luchando contra el fuego, el incendio los rodea, tal como sucedió ya en este año, en donde un brigadista fue presa de las llamas y tuvo que ser trasladado al hospital 450 para atender las quemaduras de primero y segundo grado que sufrió en una buena parte de su superficie corporal, lamentablemente cada año se cuentan perdidas de vida de las personas que realizan esta loable labor.

  • Además del fuego, al bosque lo afectan las plagas

Hasta esta fecha, son ya mas de 195 incendios forestales los que se han registrado en el territorio estatal, afectando con ello a más de 48 mil hectáreas, de las cuales se presume que solo el ocho por ciento son de arbolado adulto y renuevo, sin embargo, los focos de alerta estan más encendidos que nunca, el año pasado fueron más de 175 mil hectáreas las afectadas por siniestros debido a la sequía severa que se vivió en gran parte del estado, lo que ha detonado la presencia de las plagas, las que proliferan debido a que los árboles están muy secos, no hay humedad en los terrenos, lo que facilita que dichas plagas se desarrollen y crezcan en altas proporciones, de ahí que se haya implementado una estrategia conjunta con los propietarios del bosque, con las unidades forestales y con los ejidatarios para colocar trampas  y combatir insectos como los gusanos barrenadores que afectan seriamente al bosque, ahora gracias a las trampas conocidas como embudos invertidas ha sido posible crear cercos sanitarios que dejan “encerrados” a los insectos, con lo que se busca preservar de una mejor manera este recurso característico de la entidad, no hay que olvidar que hace algunos años, debido al gusano descortezador se tuvieron que derribar cerca de 65 mil hectáreas de pino adulto que fue atacado por esta plaga, algo que se busca a toda costa que no vuelva a suceder, es uno de los momentos más difíciles que se han vivido en los bosques de Durango, inclusive se utilizaron insecticidas químicos que mataron de tajo todas las plagas, cuando con otro tipo de insecticidas, como los orgánicos se logra preservar una parte, ya que son necesarios para mantener un equilibrio en el medio ambiente, en tanto se seguirá experimentando con la colaboración de varias instituciones educativas para encontrar siempre la mejor manera de hacer las cosas en el estado de Durango, considerada la primera reserva forestal en el país.

 

  • Áreas protegidas

Herrera Duenweg explicó que desde un inicio, este gobierno hizo el compromiso de incrementar las áreas protegidas en un siete por ciento cada año, con lo que en el 2021, con la adhesión de las nuevas áreas protegidas del parque Guadiana, el Sahuatoba, la sierra del “Sarnoso” y la India, se logró aumentar en casi un 400 por ciento en materia de áreas protegidas por decreto estatal, y en algunas que ya se tenían, tal es el caso del parque Ecológico, “El Tecuán”,  se logró realizar un manejo y cuidados extraordinarios, en donde se ha trabajado de manera conjunta con algunas universidades y con el Instituto Tecnológico Valle del Guadiana, especialmente debido a la presencia del ajolote, especie que ha sido sujeta de varios estudios por parte de especialistas en la materia, debido a las cualidades que presenta, puso como ejemplo comparativo a las lagartijas, animales que, si se les corta la cola, les vuelve a crecer, pero al ajolote si se le corta un brazo, una parte de la columna vertebral o inclusive del cerebro, el anfibio es capaz de regenerarse, pero no solo eso, puede llegar a la edad adulta con las mismas características de un anfibio adolescente.

Recordó que un par de científicas lograron cortar la cadena del ADN del ajolote, lo cual les valió el premio Nobel, ahora se espera que los estudios de estas personas puedan ayudar de diferentes maneras, por ejemplo, pacientes sin movilidad en sus extremidades podrían volver a caminar.

 

 

 

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios