Enfrentan al cáncer con fuerza y amor

Daniela Morales Silva

En el 2009 inició la lucha de Inocencia Roacho contra el cáncer de mama, noticia que le cambio la vida, pues desde entonces su historia ha sido de dolor y angustia, pero también de fuerza y amor.

Se revisaba los senos de manera constante, pero una “bolita” la sorprendió.

Contó que el problema inició en el seno derecho, al principio le quitaron una parte, se sometió a tratamientos, pero un año y medio después, al agravarse la enfermedad, los médicos le informaron que tendrían que extraerselo completamente ante la invasión.

“No lo puede uno creer, es mucha angustia, es terrible, algo que no sé explicar con palabras”, expresó Inocencia, quien actualmente sigue en proceso de quimioterapias.

Con lágrimas en los ojos y voz entrecortada, relató el difícil proceso al que se sometió con radiaciones, el dolor que los tratamientos han dejado todos estos años de lucha que con orgullo manifiesta ha ido ganando.

“Bendito Dios lo estoy platicando, yo me siento mal, todo nos duele”.

El dolor que estos tratamientos le han dejado son insoportables, según relata tiene fuertes dolores de espalda, no come y lo poco que come lo devuelve su estómago; aun así, Inocencia sigue su lucha, es una mujer fuerte que se enfrenta al cáncer con su mejor cara, con optimismo y fe.

Como este caso hay muchos más, sin embargo, no todas tienen la oportunidad de contarlo.

Después del cáncer de pulmón, el cáncer de mama es la segunda causa de muerte en las mujeres. El tiempo es lo que siempre corre en contra de los pacientes y el personal de salud.

Francisco Carrete Ramírez, director del Centro Estatal de Cancerología, señaló que muchas mujeres son abandonadas por sus parejas cuando se enfrentan al cáncer, por eso cuentan con equipos de trabajo para el acompañamiento en el aspecto emocional y psicológico, e incluso psiquiátrico.

Mencionó que las pacientes de cáncer de mama ya no son como hace 15 años, cuando se trataba de mujeres postmenopaúsicas, ahora hay pacientes en etapa productiva. La situación se complica porque tienen hijos pequeños que no se mantienen por si mismos, y ante el abandono tienen que ser madre y padre a la vez.

“Tenemos pacientes con cáncer de mamá de 30 años, antes lo veíamos en mujeres de 60, hay algunos aspectos genéticos que hacen que la siguiente generación de esas madres de 60 o más en la siguiente generación el cáncer puede aparecer a los 50, en la siguiente a los 40, la activación de los genes hace que el número de pacientes afectadas cada vez sean más jóvenes”.

También hay casos de mujeres que además de su lucha contra el cáncer están enfrentando maltrato físico, emocional o desapego afectivo.

“Es una situación muy compleja, este año por la pandemia tenemos más casos de violencia y también el paciente con cáncer lo sufre igual”.

Es vital por esto revisarse a tiempo y de manera periódica, según señaló la directora del DIF Municipal, Sandra Corral Quiroga, quien refirió que sigue existiendo falta de conciencia.

“Yo creo que no hay una sola persona que no sepa del riesgo tan grande que es una enfermedad como el cáncer”.

Mencionó que hace falta enfatizar en la importancia de la prevención como clave para detectar a tiempo y erradicar en su totalidad el cáncer, o bien con una alta probabilidad de supervivencia.

“Es el momento en que las mujeres tenemos que apoyarnos unas a otras, concientizarnos y realizarnos los estudios necesarios antes de que pueda pasar una cosa más grave”.

La directora confió haber perdido tres hermanos a causa del cáncer de diferentes tiempos, por lo que sabe el proceso tan doloroso que es esta enfermedad y el desgarramiento que hace en una familia.

Precisó que el DIF Municipal colabora para que, sobre todo las personas del medio rural, se realicen la mastografía, incluso van por ellas y son trasladadas a la capital.

Agregó que la Secretaría de Salud tiene este estudio de manera gratuita todo el mes de octubre.

“La invitación es a que nadie nos quedemos sin hacernos el examen preventivo”.

Puedes comentar con Facebook