Guardan sacerdotes secretos de víctimas

Daniela Morales Silva

Son muchos los casos de violencia al interior de los hogares los que llegan a la Iglesia Católica, y no solo se atienden a niños violentados, sino también a madres preocupadas buscando ayuda, sin embargo, la mayoría llega a los sacerdotes a través del secreto de confesión, por lo que no siempre pasa a ser parte de las estadísticas, según dio a conocer el padre Noé Soto, vocero de la Arquidiócesis.

“Es continua la petición de ayuda que tenemos en los diferentes municipios, sobre todo a veces en poblados donde las personas a quien pueden acudir con mayor seguridad y certeza es con el sacerdote”.

Indicó que hay quienes confiesan ser víctimas de maltrato psicológico, personas que se ven afectadas y que están sometidas o amenazadas, por lo que buscan desahogarse en lo espiritual, pero también hay confesiones de violencia sexual y física que por ser cometida por algún familiar no se atreven a denunciarlos abiertamente pero buscan un desahogo en la Iglesia.

Noé Soto comentó que a estas personas se les orienta para que busquen ayuda profesional, por ejemplo de tipo psicológico, para que puedan dar un paso a la denuncia penal.

Puedes comentar con Facebook