Investigación Especial | No pierden esperanza de vencer al cáncer

A pesar de su corta edad, Suzette mantiene la sonrisa

 

Por: Daniela Morales Silva

Foto: Staff / Victoria de Durango

 

A los 16 años, a Suzette Torres Ibarra le diagnosticaron leucemia linfoblástica aguda, por lo que es una de las pacientes del Centro Estatal de Cancerología.

“No me caía el veinte”, dijo al contar como tomó la noticia, incluso no lloro ni tuvo ninguna emoción, aunque señala que lo que más decía era que el cabello era lo “que menos importaba”.

Este mes de abril cumplió un año de haber sido diagnosticada, por ello es que mencionó que ahora lo resiente más, que ya enfrenta diferente el impacto de saber que tiene leucemia. “Lloro más por lo que tengo”, contó.

Para Suzette, el tratamiento no ha sido fácil de llevar, pues al mes de ser internada inició una de las etapas más difíciles, estuvo grave. De esto dijo tener “flashazos”, ya que considera que su mente encapsuló y desechó todos los malos recuerdos, porque fueron tres meses realmente complicados, llegando a terapia intensiva.

Como ella lo había anticipado, la pérdida de cabello derivada de las quimioterapias ha sido lo menos importante.

Suzette no pierde la sonrisa, y ahora, a unos días de cumplir los 17 años, enfrenta el cáncer que se presenta con mayor frecuencia entre menores en Durango.

La vida de la adolescente cambió, emocionalmente le ha “pegado”, sobre todo porque cuando recién la diagnosticaron amigos le expresaron que estarían con ella para lo que se ofreciera, y no ha sido así, ya no le hablan, su círculo social se redujo a los niños del Cecan, así como a las enfermeras, doctores y su familia.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios