La pandemia “sacó lo mejor” de los socorristas de la Cruz Roja

Juan Carlos Chávez

La pandemia del Coronavirus sirvió para conocer la capacidad de las instituciones, tal es el caso de los socorristas de la Cruz Roja Mexicana, así lo expresó Rubén Ruvalcaba, comandante de esta institución, esto en el marco de la celebración del Día Internacional del Socorrista, consideró que el personal sacó las fortalezas que tenían “escondidas” en algún rincón que les permitió seguir trabajando en favor de la sociedad duranguense.

Dijo que los socorristas se caracterizan por atender personas que sufren todo tipo de accidentes, para él, en lo personal, uno que lo dejó más “marcado” fue la caída de un avión hace algunos años a pocos minutos de haber despegado del aeropuerto internacional Guadalupe Victoria de esta capital, en donde por fortuna no se registraron victimas mortales a pesar de que la nave se desplomó,  gracias al trabajo de los paramédicos se evitó lo que hubiera sido una gran tragedia en la historia de Durango.

Explicó que en eventos de esta naturaleza se piensa que los socorristas no estan preparados,  que no se tiene la suficiente capacidad hospitalaria, pero a final de cuentas se hace frente a todo, tal como sucedió al inicio de la pandemia, en donde a casi un año y medio se demostró que hay preparación capacidad y que los centros hospitalarios pueden atender contingencias de este tipo, es el personal remunerado y los voluntarios los que dan fortaleza a la institución, son ochenta personas mas 20 que prestan su servicio social de la carrera de Técnicos en Urgencias Médicas los que siempre estan dispuestos a ayudar a sus semejantes, hombres y mujeres por igual, ya que en la actualidad así se compone este equipo.

Sin embargo, Rubén Ruvalcaba señaló que atender la contingencia no ha sido fácil, una parte del personal se tuvo que retirar por ser población en riesgo, por circunstancias de salud o inclusive por temor, hasta hace algunos meses se trabajaba al 50 por ciento, pero la Cruz Roja nunca  dejó de prestar el servicio, disminuyó la atencion de pacientes por obvia razones, con la evolución normal de la pandemia y los semáforos sanitarios poco a poco los servicios vuelven a las cifras normales, por lo que ya se busca preparar mas gente, obtener mas recursos y preparar todo para el cambio de edificio, es algo que significa un gran esfuerzo para los encargados del patronato, mientras tanto, los socorristas se preparan cada día para dar lo mejor de si en cualquier circunstancia que se llegue  a presentar, esa es la vocación y los principios del socorrista, de ahí que este 24 de junio se haga un alto para reflexionar sobre lo que se hace en una institución tan noble como lo es la Cruz Roja, finalmente, el comandante agradeció a la población en general por valorar el trabajo de la institución, en donde se hizo un gran esfuerzo para seguir adelante a pesar de la contingencia, por fortuna los contagios o problemas nunca los afectaron.

  • Jaime Antulio García, 64 años como socorrista de la Cruz Roja

Este jueves 24 de junio se celebra el “Día Internacional del Socorrista”, motivo por el cual se ofreció un desayuno para el personal de la Cruz Roja Mexicana, evento en el que estuvo presente Jaime Antulio Camargo García, socorrista con 64 años de servicio en esta institución, quien detalló la forma en la que decidió dedicarse a esta actividad, ya que desde que culminó su educación primaria tenía en mente ser Médico Militar, esa era su ilusión, al Colegio Militar ingresaban los jóvenes a cursar su secundaria, sin embargo, a pesar de que su padre fue militar, el no  consiguió seguir ese camino, pero encontró en la Cruz Roja una alternativa para contar con conocimientos médicos y utilizar un uniforme.

Camargo García recordó que en estos tiempos, los uniformes de la Cruz Roja Mexicana eran de color azul-acero, posteriormente fueron beige, blancos, blanco con azul y ahora se incluyó el color rojo, en 64 años hay mucho que decir, pero lo más impactante que le tocó vivir fue el accidente de unos sacerdotes que vinieron de Michoacán a ordenarse a Durango, lamentablemente cuando sus familiares regresaban a su estado natal en una camioneta en la que viajaban 14 personas, chocaron contra un autobús en la carretera a México, la Cruz Roja en ese entonces solo tenía dos ambulancias y al hacer arribo a este lugar el espectáculo era “de película” la gente trataba de buscar sobrevivientes con “mechones” pues ya era de noche, había cuerpos destrozados por todas partes y al final solo se encontró una jovencita con vida que fue llevada a Nombre de Dios, por lo que fueron por ella, la encontraron en un consultorio, el doctor la atendía en una mesa de exploración, pero su  espalda destrozada, en el camino, se pudo percatar que a pesar de sus lesiones mortales, la joven iba rezando, y al llegar al Hospital Civil, hoy Materno Infantil, la niña falleció, esta es solo una experiencia de muchas, en 64 años lo que cuenta es la disciplina, la convivencia y la hermandad.

  • Los socorristas son la “cara” de la Cruz Roja

En esta fecha tan especial para el personal de la Cruz Roja Mexicana, su delegado en el estado, Guillermo Pérez Gavilán León recordó que los primeros que aparecen ante alguna situación o accidente son los socorristas, ellos son la “cara” de esta institución, los que trabajan día a día, los 365 días del año en apoyo de la sociedad, este desayuno que se les brindó es una manera de felicitarlos, de  reconocerles su labor en tiempos de dificultad y un exhorto a que sigan como hasta ahora al servicio de la comunidad, este reconocimiento es a nombre de la sociedad en general, la cual está satisfecha con quienes considera sus “héroes”.

 

 

 

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios