Les ponen tache a clases en línea

Daniela Morales Silva

Para muchos padres resultan complicadas las clases virtuales al no estar acostumbrados al uso de la tecnología, señaló el presidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia, Miguel Ángel Villanueva Ruano.

A eso, dijo, se suma el hecho de que los padres de familia no están preparados al 100 por ciento para atender el trabajo docente.

Desde el 20 de abril, la Secretaría de Educación Pública comenzó en todo el país el programa “Aprende en Casa” para preescolar, primaria y secundaria, a través de televisión, radio, internet y cuadernos de trabajo, como medida para no perder el ciclo escolar debido a la pandemia del Covid-19.

Dicha estrategia ha tenido sus cuestionamientos en cuanto a su efectividad y si cumplirá con las metas de aprendizaje previstas para el presente ciclo escolar.

“Los niños se cansan, se aburren, no quieren trabajar así”, es una de las respuestas comunes entre las madres de familia de Durango, quienes afirman que no han podido acostumbrarse a esta nueva forma de trabajar.

La señora Griselda, madre de dos niñas, una en cuarto de primaria y otra de tercero de secundaria, comentó que para la mayor es más complicado el “Aprende en Casa”.

Aseguró que resulta pesado porque les encargan demasiada tarea y hay que entregarla a cierta hora, o todos los maestros encargan los trabajos para la misma hora y mismo día.

“No es lo mismo el maestro a la televisión, sí se está viendo muy presionada porque a muchas cosas no les entiendo”.

El no tener internet ha sido un problema para la señora Yolanda, madre de un niño de 11 años que está en quinto de primaria; para las clases en línea ven los canales de televisión, pero asegura que no es lo mismo sin maestro.

“Los niños ya están bien aburridos en la casa, lo poquito que ven en la tele no es lo mismo, se desesperan”.

La señora Teresa es madre de una estudiante de primero de primaria; el cambio en la dinámica escolar le ha resultado difícil, aunque su hija ya lee y escribe.

“Es mucho estudiar, la niña ya está muy enfadada, ya no lo quiere hacer, está bien que les enseñen, pero que no los aburran y que no los enfaden”.

Se da prioridad a la salud

El subsecretario de Servicios Educativos de la Secretaría de Educación en el Estado, José Luis Soto Gámiz, señaló que en educación básica en Durango se tienen 438 mil alumnos, y ante el cambio de estrategia la escuela se trasladó a los hogares y los maestros están en comunicación con los padres de familia en apoyo de los contenidos educativos.

“Se está haciendo un esfuerzo valioso por parte de los maestros. Es fundamental el apoyo de los padres de familia, han estados dedicados e incorporados a esta educación a distancia, algo inédito e inesperado, desde luego que no había una planeación didáctica para una situación de esta naturaleza, a todos nos movió, pero tenemos la conciencia de salir adelante”.

Reconoció que difícilmente será una tarea igual a la presencial, pues la actividad virtual trae muchas situaciones que implican dificultades para las familias.

Mencionó que es necesario “desaprender para aprender”, pues la pandemia sorprendió, y lo que se requiere es salvaguardar la salud mediante la educación a distancia de todos los estudiantes y figuras educativas.

Indicó que hay opciones para llevar a cabo el “Aprende en Casa”, buscando salvar el ciclo escolar a través de la tecnología, que incluye grupos de whatsapp, televisión, radio, internet pero también con los libros de texto y cuadernillos de trabajo elaborado en Durango.

“Lo que pretendemos es salvar el tercer bloque del programa, ya tenemos evaluados dos, nos faltaría la tercera parte que es la que estamos trabajando con nuestros niños”.

Aseguró que no se privilegiará el conocimiento, pues lo más valioso es que se dio prioridad a los aprendizajes para la vida, que se aproveche lo que se tenga.

Soto Gámiz dijo que el “Aprende en Casa” no debe generar angustia para los padres de familia, pues lo más importante es la salud y la estabilidad familiar.

Dijo que no se trata de usar el mejor papel ni la mejor letra, o no tener internet o televisión por cable, pues se está buscando privilegiar el aprendizaje para la vida que deja en todos esta pandemia, las nuevas experiencias para revalorar la importancia de salud y la convivencia armónica.

Manifestó que hay casos con situaciones socioeconómicas muy difíciles, “el papá no tiene trabajo, y el niño está más preocupado por su alimentación” y eso debe ser entendido por los docentes, a quienes se les ha pedido flexibilidad.

“Padres no están preparados para ser maestros”

El presidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia, Miguel Ángel Villanueva Ruano, enfatizó que para muchos padres resultan complicadas las clases virtuales al no estar acostumbrados  al uso de la tecnología.

“Esa es la falla principal, no teníamos la costumbre ni sabíamos más del tema”.

A eso se suma el hecho de que los padres de familia no están preparados al 100 por ciento para atender el trabajo docente. Para esto, aseguró, es necesario tener mucha paciencia para poder tener avance en el tema educativo.

Señaló que difícilmente se garantizará el aprendizaje durante el tercer bloque escolar, sin embargo, es necesario que prevalezca el propósito de salvar el año escolar.

“Tenemos que prepararnos todos para esto”.

Puedes comentar con Facebook