“Los descendientes del Águila del Crepúsculo“

Por Fermín Soto

Fue desde el año de 1519 en que Cortés llegó a México era el retorno del dios blanco y barbado de oriente, era el año de Quetzalcóatl, el año Ce-Acatl, fue el inicio de la agonía indígena en dónde los cronistas relatan, que en aquellos años se dejó sentir unos de los siniestros que presagiaron cambios en Anáhuac, pues en las noches dicen que se oía una voz lastimera de una mujer que lloraba clamando “mis queridos hijos, nos partimos” “nuestros dioses han muerto y nosotros moriremos con ellos”, esto devendría en no una conquista como dicen sino en una invasión burda y cruel de nuestro territorio.

En la primavera de 1521 Cortés inició su marcha sobre un mundo poderoso y desconocido hasta llegar a la conquista de México, la que por 3 meses aciagos de 1521 fue arrasada la ciudad de Tenochtitlán. Cuauhtémoc a la muerte de Cuitláhuac había sido elegido emperador a la edad de 22 años combatiendo a los españoles y gobernando el imperio desde septiembre de 1520 a enero de 1521, no obstante a pesar de ser días mal afortunados, aciagos y de mal agüero se dice que aquel valeroso y noble guerrero provocó el levantamiento en contra de Pedro de Alvarado. A Cuauhtémoc no le quedaba más que una cosa al ver a su pueblo derruido y enfermo por la viruela que trajeron los españoles a nuestro país, “le quedaba la defensa de la gran Tenochtitlán su ciudad amada.

Aquel Caballero Águila señor y héroe de la resistencia armada por México-Tenochtitlán Cuauhtémoczin, cuya grandeza no pudo ser destruida por los españoles durante 300 años de dominio había llegado el día de ser aprehendido, al tratar de ponerse a salvo para continuar con la defensa su barca fue alcanzada por la de García Holguín y llevado a la presencia de Cortés, ahí Cuauhtémoc le pidió que lo matara con el puñal que llevaba al cinto pero el conquistador dándoselas de generoso le manifestó su amistad y así tomó la ciudad. Ya presó en Coyoacán junto con Tetlepanquetzal  el señor de Tacuba,  se realizó la tortura de los pies los cuales fueron untados con aceite antes de meterlos al fuego, sentados en aquel tronco de ignominia ambos se miraron iluminándoseles los rostros por el lúgubre resplandor que los atormentaba. – Estoy en un baño de Temazcal? –exclamaba Cuauhtémoc impávidamente.

Así queda registrado que en una noche de febrero de 1525, los cuerpos de algunos señores de México yacían suspendidos en las ramas del árbol sagrado de los Mayas en Acallan, antes de colgar a Cuauhtémoc se le puso un crucifijo en las manos, decapitados y suspendidos de los tobillos de las ramas de la Ceiba, en tanto que la cabeza de las víctimas se clavaron en los muros del templo de Tuxkana al igual que la de Cuauhtémoc. A 497 años de su muerte su descendencia  lo recuerda y es para ellos símbolo de fortaleza y  gran espíritu de la historia ancestral del pueblo de México.

“Hoy 28 es el aniversario luctuoso del emperador mexica Cuauhtémoc por lo cual una comunidad realizó ceremonias y una peregrinación con danzas y cantos hacia el monumento a Cuauhtémoc en Durango Capital”

 

Puedes comentar con Facebook
Total
10
Shares
Related Posts