Ni fiesta ni alcohol por semáforo rojo

Durango enfrenta la etapa más difícil desde que se estableció la emergencia sanitaria a causa del Covid-19 en el país, los contagios y fallecimientos van en aumento, por lo que el gobernador José Rosas Aispuro Torres, en coordinación con la Secretaría de Salud federal, así como los alcaldes, declaró al estado en semáforo rojo a partir de este martes 3 de noviembre y hasta el 17 de noviembre.

El ejecutivo estatal informó que, acorde a dicha situación, se permitirá únicamente actividades esenciales como el sector automotriz, minero, energético, forestal y de la construcción con estrictos protocolos sanitarios.

Se prohíbe la venta de bebidas alcohólicas en cualquier modalidad y a quien se sorprenda vendiendo de manera clandestina, se aplicarán sanciones severas; los establecimientos permitidos, funcionarán con el aforo restringido como lo son supermercados, farmacias, bancos, restaurantes sin venta de alcohol, puestos de comida solo para llevar y hoteles con acceso controlado.

El Gobierno del Estado establecerá guardias en todas sus dependencias; el personal que no labore permanecerá en sus domicilios, de lo contrario habrá sanciones, que pudieran llegar la rescisión de la relación laboral, asimismo, los ayuntamientos aplicarán medidas de acuerdo a sus competencias.

Los templos religiosos permanecerán cerrados, matrimonios civiles quedan suspendidos; tema ya hablado con el Arzobispo de Durango, para sumar esfuerzos y disminuir contagios, explicó el mandatario estatal.

Aispuro Torres dijo que se aplicarán sanciones severas a quienes realicen fiestas en domicilios particulares y salones de fiesta; el transporte público seguirá operando con el 50 por ciento de su capacidad, con protocolos muy estrictos de desinfección para garantizar que no haya contagios. En caso de taxis y vehículos particulares no podrán trasladar más de tres personas, incluido el conductor.

Se restringirá movilidad de las 10 de la noche a las cinco de la mañana y se fortalecerán los operativos antialcohol en coordinación con los ayuntamientos. Las plazas públicas, gimnasios, albercas y centros deportivos quedan cerrados al público.

El jefe del Ejecutivo recalcó el uso obligatorio de cubrebocas, el mantener la sana distancia, medidas de protección de higiene personal, las cuales serán un instrumento muy importante, que seguro ayudará a disminuir los contagios en la entidad.

“Hago un llamado nuevamente a la sociedad para que nos solidaricemos con el personal médico que está desgastado y requiere de nuestro apoyo”, expresó el gobernador al indicar que, si todos acatamos las medidas, no habrá necesidad de tomar sanciones por parte de la autoridad.

“Hoy estamos dispuestos a realizar acciones necesarias en aras de proteger la salud y vida de los duranguenses”.

Finalmente, señaló que, con el apoyo del Gobierno federal, en la suma de esfuerzos, Durango detendrá el número de contagios y fallecimientos que hoy han enlutado a muchas familias, por lo que confía en que los ciudadanos harán lo que les corresponde.

Puedes comentar con Facebook