Nuevas gasolineras favorece al mercado

Juan Carlos Chávez

La opción que ofreció Petróleos Mexicanos a los propietarios de las gasolineras hace poco más de cuatro años para crear sus propias franquicias es un buen modelo, ya que se puede adquirir el combustible de entre varios proveedores y beneficiar con los precios a los consumidores, así lo manifestó Francisco Martínez Vázquez, dirigente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo en el Estado.

Dijo que ahora las estaciones que decidieron por la nueva modalidad se pueden diferenciar de las que son exclusivas de Pemex, realizan su propia publicidad, con su marca, sus promociones y buscan de otras maneras hacerse de su clientela, a diferencia de antes, en donde todas eran franquicias exclusivas de Petróleos Mexicanos, ahora la paraestatal vende el combustible, pero no existe la obligación de ser sus franquiciatarios, lo que hoy hace la diferencia.

Actualmente en Durango la Onexpo tiene afiliadas 55 estaciones de servicio y cuenta con cuatro franquicias diferentes, entre estas la primera que se salió de Pemex, hoy llamada Akron, British Petroleum, Eustoil y recientemente Servicio Tauro, de las cuales algunas son de propietarios duranguenses que se atreven a incursionar de otra manera en la venta de combustibles, comprándole no solo a Pemex, sino a importadores y otros distribuidores.

Explicó que hoy estos empresarios están conscientes de la necesidad de cuidar sus franquicias a través de un servicio de calidad, lo cual incluye las gasolinas y el diésel.

“No es lo mismo que surja alguna irregularidad en una estación de Pemex, que en alguna que pertenezca a una marca diferente, si se ‘quema’ una por un detalle o mal servicio, se identifica de una manera más fácil, y al contrario, si se da un excelente servicio y buen precio, los clientes van a acudir a ellos”.

Precios competitivos

Gracias a estas modificaciones y reformas de ley para las estaciones de servicio de Petróleos Mexicanos, por primera vez los consumidores se empiezan a beneficiar con precios más bajos en las gasolineras del estado, ya se pueden apreciar algunas en donde, debido a esto, las filas de automóviles ya son comunes, “juegan” con los precios, hacen ofertas y promociones con la intención de tener clientela cautiva, algo que anteriormente no se podía, sin embargo, tienen que ser conscientes de que lo más importante es la calidad del producto, de lo contrario, esto puede ser contraproducente, no solo es el precio o que la estación sea vistosa y agradable.

Situación económica

Martínez Vázquez recordó que el 2020 y parte de este 2021 ha sido un tiempo extraordinario debido a la pandemia del coronavirus, en donde la movilidad disminuyó de una manera drástica, pero además el Gobierno federal cambió la regulación que obligó a los propietarios de las estaciones a cambiar los dispensarios. Los más baratos en el mercado tuvieron un costo de tres mil 500 dólares, lo que se vino a sumar a la falta de ventas, trabajar con la plantilla laboral completa por la amenaza de cerrar estaciones en caso de algún despido, turnos completos,  lo anteriormente mencionado, ventas disminuidas casi al 50 por ciento, el pago a Pemex por la franquicia (quien así lo decidió), las licencias de funcionamiento y operación, las calibraciones semestrales de cada bomba, el pago de los dictaminadores y el análisis de laboratorio de los tanques, dejaron a los gasolineros en una situación bastante difícil.

Solo una estación en esta capital cerró sus actividades, los despidos han sido mínimos, Onexpo no dio de baja a nadie, en Durango se cuentan 68 estaciones de servicio, 55 afiliadas a esta organización.

Optaron por

una franquicia

Algunos de los empresarios que optaron por una franquicia explicaron sus motivos y su experiencia en esta relativa nueva forma del negocio de los combustibles en este país.

De manera general, consideran que antes de la apertura de los precios la sociedad consumía las gasolinas por la ubicación de las estaciones de servicio, la diferencia en los precios de venta era mínimo, solo quienes consumían en grandes cantidades podían obtener cierto descuento.

Posteriormente entró la liberación de los precios, lo que provocó un margen mayor y el interés de algunos grupos de gasolineros de adquirir algunas marcas para tratar de atraer nuevos mercados y nuevos clientes.

Actualmente, la mayor parte de la gasolina que se comercializa proviene de Pemex, sigue siendo el principal proveedor, y aunque refina las gasolinas, tiene que importar por la falta de capacidad para surtir la demanda en todo el país.

“Es algo que está plasmado en la Reforma Energética, se importa de los Estados Unidos, en donde sus empresas han hecho negocios con las de este país, y ahora con la apertura de franquicias, ofrecen diferentes tipos de servicios con la intención de atraer a los clientes, incluyendo en esto el tema de los precios”.

La tendencia en México sigue siendo un consumo por ubicación, por diferencia en los precios y por ventas a crédito.

Precios mas bajos

de lo normal

En cuanto a algunas gasolineras que venden el combustible a un precio visiblemente más bajo que las demás, se explica que la importación de los combustibles tiene un precio definido, se tienen que pagar determinadas cantidades correspondientes a los impuestos.

Los franquiciatarios pueden comprarle a diferentes proveedores, existe un precio base para manejar las ventas, siempre y cuando compren producto legalmente importado a Mexico, ya que cada litro se compone de este precio base mas los impuestos, es algo que todo mundo puede conocer, se fija por región o por zona de distribución, se denomina precio TAR (Terminal de Almacenamiento y Reparto), de ahí hay un margen de ganancia, sin embargo existe otra “forma”, una conocida por todas y supuestamente “combatida” por las autoridades, combustibles que no pagan los impuestos correspondientes al diésel y a las gasolinas, lo que han aprovechado algunas empresas para hacer un negocio gigantesco, de ahí que puedan vender sus gasolinas a precios mucho mas bajos, a diferencia de quienes si pagan todos los impuestos.

Esto no se debe a quien vende la gasolina, sino de quien la distribuye a los precios tan bajos, facturados de una forma que se evade el o los impuestos.

¿Tener una franquicia realmente genera más ganancias?

Los empresarios que decidieron “separarse” de Pemex a través de una franquicia señalan que esto les genera un diferenciador, aunque el hecho de que les vaya mejor o peor depende de varios factores.

Hay ciudades que económicamente no tienen una buena movilidad, es evidente que los consumidores siempre van a buscar ahorrarse algunos pesos, pero en ocasiones no se toma en cuenta el tiempo de espera a la hora de cargar combustible.

Al final el dinero que se ahorran es mínimo, ya que las cargas promedio son entre 200 pesos la regular y 300 la premium.

Estar detenidos o avanzar lentamente por mucho tiempo elimina estas ofertas, aunque esto no determina si las marcas nuevas generan un ahorro al consumidor o más ganancia para quienes decidieron implementar una marca a sus estaciones.

Estas marcas vinieron a cambiar la imagen del monopolio que tenía Pemex.

Las estaciones no estaban en las mejores condiciones, el servicio era simplemente de “despachador”, cargabas gasolina y te retirabas, sin más, ahora en estas estaciones se busca la venta, se tienen pequeños detalles y algunos servicios que complementen el hecho de acudir a cargar gasolina, algo que a final de cuentas va a generar ese valor agregado que se busca.

Si se tiene un  soporte de empresa con procesos establecidos se tiene  mecanismos para darle seguimiento a estas políticas, los franquiciatarios con su marca de respaldo dan la garantía de que puedes obtener un servicio diferente, aunque lógicamente lo que las define es el precio de los combustibles, la gente quiere un ahorro instantáneo, aunque en ocasiones la calidad puede variar.

Puedes comentar con Facebook