Pelucas para cambiar vidas

Logran mejorar la salud emocional de pacientes con cáncer.

Daniela Morales Silva

La caída del cabello puede ser un efecto secundario de la quimioterapia, niñas, niños, mujeres y hombres que luchan contra el cáncer se enfrentan también a esta realidad que más que representar un problema en lo estético genera un golpe en lo emocional y psicológico.

En el 2019 se inauguró en Durango el taller de pelucas oncológicas, impulsado por el Sistema DIF y  el Patronato del Centro de Cancerología, como un apoyo emocional para los y las pacientes que enfrentan el cáncer.

A casi dos años de su creación el taller ubicado frente al Hospital Materno Infantil y a un costado del Centro Estatal de Cancerología ha entregado cientos de pelucas gratuitas a cambio de sonrisas.

“El trabajo que se hace en este taller es muy noble, muy importante y gratificante, tratamos de coadyuvar a que las personas que pasan por esta terrible enfermedad sanen en la parte anímica, eso es la mitad del tratamiento”.

Mencionó que cuando los pacientes reciben la peluca, que además es elaborada al gusto de quien la portará, llegan a llorar de la emoción porque se vuelven a ver cómo eran antes de la batalla contra la enfermedad.

“Aquí a veces somos un poco hasta psicólogos, de repente se sueltan llorando cuando se ven al espejo porque vuelven a ser ellos otra vez”.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios