Se abate acuífero Valle del Guadiana

Luis Pineda

“Desgraciadamente como comunidad no hemos aprendido a cuidar nuestra agua y seguimos agotando el manto freático que desciende a un nivel de 27 centímetros al año”, así lo dio a conocer Jorge Salum del Palacio, presidente municipal de esta ciudad, al hacer una evaluación del cómo se recibió Aguas del Municipio de Durango en el rubro de eficiencia física hidráulica, de cuánta agua se extrae de los 97 pozos activos contra el agua que se entrega en los domicilios, comercios e industria.

El pasado mes de septiembre de 2019, apuntó Salum del Palacio, “recibimos el sistema con una valoración de tan solo un 39 por ciento en eficiencia física, lo que significa que el 61 por ciento del agua que se extrae se pierde vía fugas en la calle, en los domicilios o por la gente que no paga su servicio o la que pide descuentos, que también incide en un desperdicio y baja en la eficacia”.

Rodolfo Corrujedo Carrillo, titular de este organismo paramunicipal dijo que, es impresionante saber el ritmo mediante el cual se está secando nuestro acuífero y más sorprendente si sabemos que desde 1956 se estableció una veda para perforar más pozos de agua, “quiere decir que desde entonces nos dimos cuenta de que se estaba acabando el agua y no hacemos nada como comunidad para cambiar nuestros hábitos”.

“Tenemos evidencia de esa situación, ya que en Durango existían manantiales naturales y el agua se encontraba a escasos dos o tres metros del subsuelo y hoy perforamos a más de 150 metros. Por ejemplo, de manera histórica podemos revisar, que, anteriormente existía un lago en el crucero que hoy forman las calles de Negrete y Lázaro Cárdenas (Libertad) y por la sobreexplotación que comentamos se secó y hoy se encuentra en su lugar el fraccionamiento Del Lago, precisamente en recuerdo de éste”.

Además de esto, dijo que el riesgo de extraer agua a mayor profundidad es, una mayor concentración de minerales. Por ello dijo, es necesario que todos hagamos algo al respecto, y explicó que, en AMD como parte del gobierno municipal, ha emprendido por primera vez en la historia de Durango un programa integral de renovación de redes de agua potable en fraccionamientos antiguos, en donde la tubería ya cumplió por mucho su vida útil, lo que representaba un sinfín de fugas de agua.

“Ya se realizaron dos de estas acciones, de las cuales logramos recuperar más de un millón de litros diarios del vital líquido y esperamos que este mismo año continuemos con al menos dos fraccionamientos más. Si podemos continuar con este ritmo, según nos lo permita la recaudación mensual de recursos, lograremos recuperar ese bajo 39 por ciento de eficiencia, el cual y gracias a las obras mencionadas, ya lo subimos a un 46 por ciento, pero que todavía estamos por debajo de la media nacional que es del 55 por ciento, por lo que buscaremos superarla”.

Por ello explicó, tenemos que buscar una nueva cultura de ahorro de agua, ya que dijo, que en Durango no somos privilegiados, no tenemos a la disposición otra fuente de agua que no sea la subterránea, no contamos con fuentes naturales de aprovisionamiento como los grandes ríos que pasen por la ciudad llenos de agua todo el año, y recordó, que en la ciudad de Durango las lluvias se concentran en tres meses únicamente y los demás se mantiene un clima seco, “entonces tenemos que valorar y cuidar el agua que aún tenemos, de lo contrario, si continuamos con este consumo indiscriminado, en tres o cuatro años vamos a tener que racionar el agua en la ciudad a tan solo tres a cuatro horas y solamente cuatro días a la semana”, concluyó.

Puedes comentar con Facebook