Se “come” pandemia a distribuidoras de vales

Por años decenas, quizás centenas de personas encontraron en la distribución de vales (para la adquisición de ropa, calzado, enseres domésticos y hasta disposición de dinero en efectivo), una forma de subsistir, incluso para muchas de ellas fue la mejor manera de conseguir dinero por encima de un salario fijo.
También la paso de los años, para los dueños o representantes de estas empresas o negocios, les fue fácil ganarse la confianza de dichas personas pues entre más clientes les hicieran llegar, más era la ganancia y por supuesto les era más sencillo cada vez ampliarles el crédito, pues se tenía la seguridad de pago cada quincena o cada semana, según se estableciera en los pagarés.
Sin embargo, ante la pandemia que se vive a nivel mundial por al Covid-19, en un abrir y cerrar de ojos todo cambió, ahora las circunstancias cambiaron y muchas de estas personas están a punto de quedarse en la calle.
En este sentido se informa que varias personas (distribuidoras de vales), acudieron a este medio de comunicación con la finalidad de expresar sus inquietudes, sus preocupaciones y buscar la forma de que alguna autoridad les oriente legalmente o incluso les pueda ayudar.
Quienes se acercaron a este medio para informar de la situación, pidieron omitir sus datos generales por temor a represalias (este rotativo, cuenta con su información a la mano en caso de ser necesario).
Como ya se ha informado en este medio de comunicación, desde hace varias semanas y derivado de la contingencia sanitaria, muchas empresas y/o negocios han ido cerrando de manera paulatina, y como consecuencia, se ha ido perdiendo empleos, y quienes más han sufrido son aquellos que viven al día.
Se ha podido establecer que algunas de estas personas al quedase sin trabajo han tenido que ingeniárselas para poder obtener algo de dinero para comer, sin embargo, han dejado de lado las deudas, les ha sido imposible pues incluso dar abonos.
Bajo esta circunstancia, las distribuidoras de vales no han podido cobrar, puesto que sus deudores sin esconderse les dicen que ya no tienen trabajo, que no saben cómo le van a hacer para poder pagar.
La situación para estas personas cada vez se torna más complicada pues llevan al menos, dos quincenas que no cobran, y que a su vez no hacen sus respectivos pagos a las empresas o financieras para las cuales trabajan.
Cabe mencionar que algunas de estas personas se han acercado a dichas empresas o las mencionadas financieras con la finalidad de pedirles tiempo, o que les amplíen los plazos de pago hasta que la economía vuelva a moverse, sin embargo, la respuesta ha sido nula.
Incluso comentan que en algunos lugares, principalmente en las financieras (préstamos en efectivo), ya las han comenzado a amenazar, diciéndoles que tienen de plazo cierto día para pagar, de lo contrario van a proceder de manera legal hasta quitarles su patrimonio.
Bajo estas condiciones de amenaza se encuentran decenas de personas solo en la capital del estado de Durango.
Debido a los años que llevan en esta actividad económica, por su capacidad de pago, y solo por citar algunos ejemplos, hay personas que tienen que recuperar en abonos por quincena para las empresas o financieras cantidades que van desde los 30 hasta los 75 mil pesos.
Se informa que, quienes tienen la mayor capacidad de pago, en estos momentos cuentan con un “colchón” para hacerle frente a sus abonos quincenales con la esperanza de que luego recuperan su dinero con los abonos de sus clientes que están pendientes.
Sin embargo, quienes solo tienen esta actividad económica como la única forma de subsistir, ahora dicen que tienen un pie en el cuello y que no saben cómo hacerle para responder ante sus empresas o financieras, ya que, como se menciona hay poca o nula flexibilidad por parte de ellas.
Muchas de estas personas están con el temor de quedarse sin su patrimonio debido a las amenazas de las que han sido objeto y peor aún, es que no saben a dónde acudir para que se les ayude pues argumentan que ahorita todo está cerrado.
A través de este medio de comunicación piden ayuda a las autoridades del Tribunal Superior de Justicia, con la finalidad de ser asesorados legalmente, pues temen perder el poco patrimonio que a lo largo de los años han conseguido.
Así pues, esta es una consecuencia más que está dejando la pandemia a nivel mundial por el Covid-19; en Durango, las condiciones económicas se han tornado complicadas, de ahí que este medio de comunicación se suma al llamado de las autoridades de salud de acatar las recomendaciones sanitarias y quedarse en casa.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios