Talleres mecánicos, ¡renovarse o morir!

Juan Carlos Chávez

En un mundo de constantes cambios, quienes se dedican a la profesión de mecánico se han tenido que adecuar a las nuevas circunstancias y a las exigencias de la modernización en cuanto a las tecnologías, manifestó José Luis Sánchez Herrera, exdirigente de la Asociación Estatal de Talleres Mecánicos.

Agregó que cada año los motores, transmisiones, suspensiones, direcciones, sistemas de frenos y demás componentes de los automóviles obligan a los mecánicos a capacitarse, pues de lo contrario no podrán hacer frente a las demandas de una clientela que cada vez es más escasa.

Recordó que todo empezó a cambiar con la aparición de los sistemas computarizados en los automóviles, algo que revolucionó la industria automotriz y que obligó a los propietarios de los talleres a utilizar los “escáners”, dispositivos utilizados prácticamente ya en todas las actividades de la vida diaria, y en los talleres mecánicos para detectar alguna falla en los sistemas de los autos, algo que anteriormente hacían los mecánicos “de oídas”, ya que los más experimentados, solo con escuchar el carro podían detectar la falla.

“Hoy se dio paso a vehículos totalmente electrónicos, a los híbridos, a los solares, por lo que en cada movimiento de la industria automotriz surge la necesidad de conocer cada nuevo mecanismo, pues solo de esta manera se puede aprender la manera de repararlo en caso de que presente alguna falla”.

Falta información de las agencias automotrices

Una de las preocupaciones actuales de los propietarios de los talleres mecánicos, es que las agencias automotrices no difunden a tiempo las modificaciones ni las nuevas especificaciones para al menos saber como trabajarlos, y es que a las agencias no les interesa que reparen los motores, les interesa vender nuevas unidades y darles el mantenimiento a ellos mismos, por lo que los mecánicos tienen que buscar información, asesorarse y aprender de estas nuevas tecnología.

Hay marcas japonesas que son una combinación de eléctricos-mecánicos, eléctricos al cien por ciento y se empiezan a ver ya con más frecuencia los solares, algo que en pocos años va a llegar a este país y que habrá que estar preparados para una modernidad que de manera inevitable se va a presentar a corto plazo.

Por ello, quienes quieran sobrevivir y continuar dedicándose a esta profesión se tienen que renovar día a día.

Recurso económico

El problema principal que enfrentan los mecánicos en la actualidad para modernizar sus talleres es el de los recursos económicos, ya que, pese a que la gran mayoría tiene la facilidad de adaptarse a las nuevas tecnologías, se necesita dinero para capacitarse y comprar las nuevas herramientas que se necesitan para reparar los autos.

Otro de los efectos de la pandemia es que los cursos de capacitación disminuyeron de manera considerable, y los pocos que hay son de manera virtual, algo que no gusta mucho, ante la necesidad de realizar en la práctica lo aprendido en la teoría, algo que no es posible todavía.

Otro de los factores es el alto costo de las capacitaciones, por ejemplo, hay cursos especializados de tres días por los que hay que pagar 10 mil pesos, algo que les significa un fuerte desembolso que no todos tienen la capacidad de realizar, y menos en estos momentos.

De 10 mecánicos solo dos lo hacen, sin mencionar los gastos que se tienen que hacer en las nuevas herramientas, principalmente en los escáner.

No hay que olvidar que un alto porcentaje de los mecánicos son empíricos, es decir, se formaron por vocación, pero “a la brava”, en la “escuela de la vida”, y también hay quien no quiere gastar en la capacitación, prefieren traer el dinero en la bolsa que adquirir la herramienta que necesita o la capacitación que les permita no andar pidiendo favores o andar batallando con los trabajos.

Modernidad no solo desaparece talleres, desaparece mecánicos

Los cambios tan vertiginosos que se dan en la vida moderna en todas las actividades y ramas de producción no solo provocan la desaparición de negocios como los talleres mecánicos, sino de los mecánicos en sí, es decir, quien no esté preparado para cambiar, no se va a poder dedicarse a arreglar autos, porque poco a poco los viejos motores van a pasar a la historia.

Lamentablemente hay mecánicos que tenían 20 o 30 años dedicándose a los sistemas tradicionales de frenos, autoeléctrico, cajas, direcciones y demás, pero con la modernidad les quedó “grande el paquete”,  por lo que tuvieron que buscar actividades como el comercio, las ventas o los taxis, para poder subsistir.

Su vida cambió por completo por no tener la capacidad de adaptarse a los cambios.

Quien quiera seguir en esto puede seguir algunos programas muy buenos que existen en las redes, cursos mediante los cuales pueden aprender todos los nuevos procedimientos, por ello, quienes siguen con sus talleres es porque realmente tienen la vocación.

Las facilidades que ofrecen las redes son ilimitadas, hoy en día se encuentra prácticamente todo, desde el motor más antiguo hasta el sistema más moderno, solo hay que contar con las herramientas suficientes.

Calidad es excelente

En lo que se refiere a la calidad de los talleres y de los mecánicos duranguenses, se puede asegurar que está entre los mejores del país, ya que quienes se han preocupado en capacitarse han logrado adaptarse a los nuevos sistemas, a los nuevos modelos y a las nuevas formas de trabajar.

En esta entidad, por gestiones de la Asociación de Talleres Automotrices empezó un cambio radical en los talleres mecánicos, para empezar se retiraron los perros que siempre existían a la puerta de estos negocios que no dejaban entrar a los clientes; ya no hay el “tiradero” de herramientas, refacciones, fierros,  aceite y demás basura que caracterizaba a estos lugares; no más paredes con posters de mujeres con poca ropa o sin ella; además cambió el trato hacia el cliente, pues hoy las mujeres pueden acudir a los talleres y se les tratará con todo el respeto.

Todos estos cambios les valieron a los talleres la certificación del Gobierno federal, y algunos la obtuvieron primero que algunas agencias automotrices, aunque lamentablemente estas certificaciones se detuvieron hace algunos años con la entrada de los nuevos gobiernos, que por cierto no han hecho nada por este gremio que genera aproximadamente 12 mil empleos en esta capital, trabajadores que ganan hasta dos veces el salario mínimo establecido por la ley, es gente bien pagada, capacitada y con todas sus prestaciones.

Talleres de la calle,

un problema

Los talleres que realizan sus trabajos en la vía publica es un problema que siempre ha existido.

Es algo que la autoridad no ha logrado erradicar, es algo que lamentablemente va en aumento, a pesar de que los inspectores municipales clausuran constantemente estos lugares, casi al día siguiente se instala por ahí cerca, simplemente cambian de cuadra.

Estos lugares son poco recomendables para llevar las unidades, ya que son poco confiables y no hay ninguna seguridad o garantía de que el mecánico esté capacitado y que cuente con las herramientas necesarias para solucionar las fallas de los autos.

Hay muy poca seriedad y nada que los regule, no hay como llevar la unidad a un taller establecido, formal, certificado, con garantía por escrito, este es el mejor lugar para llevar a revisar las unidades.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios