¿Conoces las hormigas tortuga soldado?

Las hormigas tortuga soldado tienen grandes cabezas que funcionan como compuertas para bloquear los túneles que habitan.

Cuando se habla de evolución se llega a imaginar un avance, un cambio con el que una especie se vuelve más especializada y compleja para poder sobrevivir.

Pero ¿es posible que esa especie, en vez de volverse cada vez más sofisticada, comience a volver hacia formas y funciones que había dejado atrás hace millones de años?

Ese proceso involutivo es lo que parece ocurrir con las hormigas tortuga, específicamente con las que tienen la labor de ser soldados dentro de esa especie.

La casta de soldados de las hormigas tortuga tienen cabezas exageradamente grandes que utilizan como escudos para bloquear la entrada a los túneles en las ramas de los árboles que habitan.

Pero estos soldados han llegado a tal nivel de sofisticación que no todas sus cabezas tienen la misma apariencia.

Algunos la tienen en forma de plato, como una tapa de alcantarilla que sella perfectamente la entrada a los túneles.

La de otras es más cuadrada, y la utilizan como bloques que se ensamblan con las cabezas de otras hormigas para bloquear el orificio por donde pueda entrar alguna amenaza.

Esas diferencias en el diseño de sus “escudos” son una muestra de cómo funciona la evolución, pero un nuevo estudio revela que en el caso de estas hormigas la historia es más complicada.

Puedes comentar con Facebook