Hombre finge ser piloto en Afganistán y engañó a madre soltera para que enviara dinero

Un estadounidense fingió ser piloto destinado en una base militar en Afganistán, logrando engañar a una madre soltera con la que mantuvo contacto por WhatsApp, hasta el punto de que ella vendió su carro y joyas para que el falso soldado pudiera viajar a Reino Unido y reunirse con ella.

Julie Price, de 35 años, mantuvo contacto por WhatsApp durante un año con el estafador.

Durante todo el tiempo, el fraudulento hombre usó la fotografía de un soldado real, identificado como Jonathan Ramos, y se hacía llamar como Jonathan.

Con ayuda de las imágenes, logró convencer a Julie para que le comprara tarjetas de regalo de iTunes, Amazon, afirmando que las requería para poder ingresar a internet desde su base militar en Afganistán y poder seguir platicando con ella.

La mujer expresó a medios británicos, “estoy avergonzada de esto ahora, pero estaba completamente enamorada de un extraño. Pensé que él era la persona de las fotos, que era un soldado y estaba luchando por su país”.

“Acababa de salir de una larga relación y mi padre había muerto solo cinco meses antes de que me enviara su primer mensaje. Sabía que era vulnerable y es así como me consiguió”, mencionó Price.

El estafador le declaró su amor y posteriormente le pidió que le diera tarjetas de regalo; posteriormente le envió mil 373 dólares para que el hombre viajara a Reino Unido para finalmente reunirse con ella. Para realizar estos pagos, la mujer terminó vendiendo sus joyas, incluido el anillo de su abuela, una pieza muy preciada para ella, así como su coche.

Cuando ella acudió al aeropuerto para recibir a Jonathan en junio de 2019, él nunca llegó, “no envió mensajes de texto hasta el día siguiente, alegando que su comandante lo detuvo. Luego dijo que necesitaría más dinero para venir y le creí”.

Tras contarle la situación a su madre, ella le mencionó que el hombre la estaba engañando, posteriormente Julie ingresó a un grupo de Facebook anti-estafas, donde vio un video con el verdadero Jonathan Ramos, en el que explicaba que sus imágenes fueron robadas de su cuenta de Instagram, que cuenta con más de 92 mil seguidores.

Tras ponerse en contacto vía telefónica con el supuesto piloto, descubrió que él estaba hablando con un acento estadounidense falso y que realmente era africano.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios