Iglesias católicas se declaran en crisis económica tras pandemia

Son muchas las afectaciones que dejará la pandemia por el coronavirus, y por tanto son muchos los sectores que sufrirán de ellas. Tal es el caso de las iglesias católicas.

Y es que al menos las de la Ciudad de México ya se declararon en crisis económica después de permanecer cerrados por más de tres meses por la pandemia.

Claramente no hubo donativos, limosnas y contribuciones. Sin embargo, según lo han expresado, los sacerdotes siguen pagando el sueldo de empleados, sus prestaciones como las cuotas del Seguro Social, los servicios de agua, luz, teléfono y gas así como el mantenimiento y limpieza, ahora mayor, de las instalaciones.

Al respecto, Monseñor Luis Manuel Pérez, obispo auxiliar de México, declaró que “si hay que decirlo que estamos en estos momentos en una situación ya sumamente crítica, sumamente delicada y lo que más nos preocupa a los sacerdotes, a lo párrocos son los trabajadores a veces nuestros fieles piensan que, por ejemplo, los sacristanes, la personas encargadas de mantenimiento, las secretarías y secretarios en las parroquias, las personas que se encargan de la limpieza en algunas parroquias que cuentan con estacionamientos, quienes se encargan del estacionamiento, de atención de criptas, a lo mejor se piensa que son personas voluntarias y no los tiene que contratar con todas las obligaciones de ley”.

 

Puedes comentar con Facebook