Los gerentes de una planta de carne apostaron sobre cuántos trabajadores enfermarían de Covid-19

El pasado mes de abril Isidro Fernández, un trabajador de una planta de procesamiento de carne de cerdo de la empresa Tyson Foods, en Waterloo, Iowa, Estados Unidos, perdió la vida por complicaciones de Covid-19, así como al menos otros cinco compañeros.

Los supervisores de la compañía mantuvieron las instalaciones abiertas, sin embargo, no proporcionaron equipo a los trabajadores para evitar el contagio, solo después de que más de mil trabajadores dieran positivo al coronavirus, el sitio tuvo que cerrar temporalmente.

Óscar, hijo de Fernández, ha demandado a la empresa por homicidio culposo, alegando que a pesar del brote de Covid-19, Tyson obligó a sus empleados a trabajar, además de que no les proporcionaron el equipo de protección personal adecuado.

Cabe mencionar que el pasado 11 de noviembre la empresa recibió una nueva demanda, la cual afirma que los gerentes de Tyson aportaron sobre cuántos trabajadores contraerían el virus, indicando que uno de los encargados, supuestamente, “organizó un grupo de apuestas en efectivo, ‘el ganador se lleva todo’, para que los supervisores y gerentes apuesten sobre cuántos empleados darían positivo por el Covid-19”.

Ante esta situación, el portavoz de Tyson Foods, Gary Mickelson, se negó a comentar sobre estas acusaciones.

Puedes comentar con Facebook