Miah Cerrillo logró sobrevivir a la masacre de Texas; vio morir a sus compañeros

El pasado martes Salvador Ramos, de 18 años de edad, ingresó a la escuela primaria Robb, en Uvalde, Texas, lugar en el que ejecutó a 19 menores de edad y dos profesores. Todas sus víctimas mortales estaban en la misma clase de cuarto grado, de la que se cree que solo sobrevivió una niña de 11 años, Miah Cerrillo.

La menor fue encontrada como el resto de sus compañeros, bañada en sangre y metralla. Cuando su padre la miró, entró en pánico. La menor fue trasladada en un autobús amarilla a un hospital, donde luego de limpiarle la sangre de varios de sus compañeros, descubrieron que no tenía ninguna bala en el cuerpo.

Miah expresó que su mejor amiga la salvó, pues cuando Amerie Joe Garza miró a Ramos con las armas, sacó su celular para llamar al 911. El agresor disparó contra Amerie, salpicando de sangre a Cerrillo.

La menor expresó que se quedó inmóvil debajo de una banca los 45 minutos que duró la masacre.

Un familiar de la niña expresó a medios estadounidenses que la menor ha tenido problemas para dormir, pues teme que el hombre armado vaya en la noche a su casa a asesinarla, así como lo hizo con sus compañeros.

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios